Le ganó al tiempo: el penal eterno que Roma le atajó a Delem en 1962

Roma, bromista, en el arco de la Bombonera
Roma, bromista, en el arco de la Bombonera Fuente: LA NACION - Crédito: Sebastián Rodeiro
Existe una jugada que trascendió a su momento y cobró vida propia: el remate que "Tarzán" le detuvo al delantero de River en un superclásico, hace hoy 50 años; mirá video y fotos. Por Pablo Lisotto
Pablo Lisotto
(0)
9 de diciembre de 2012  • 16:49

Existe una jugada que trascendió a su tiempo y cobró vida propia: el penal que Antonio Roma le atajó a Delem en un superclásico, hace hoy 50 años.

Boca y River llegaron a la penúltima fecha del campeonato de primera con 39 puntos. Quien ganase quedaría a un paso del título. Boca se puso rápido en ventaja, gracias a un penal convertido por el brasileño Paulo Valentim. Era fiesta xeneize, pero a cuatro minutos del final...

"Artime intentó una palomita, cayó en el área y el árbitro cobró penal. Delem agarró la pelota. Yo estaba tranquilo, pero el estadio se paralizó. No se escuchaba ni el vuelo de una mosca", comparte Roma, emocionado, entre los tres palos de la Bombonera que lo convirtieron en leyenda, la tarde del 9 de diciembre de 1962.

Con una memoria que intimida, Roma detalla: "Cuando vi que Delem se acomodó de diestro, decidí tirarme para la derecha. Cuando atajé la pelota, la cancha se cayó a pedazos . Antes no había plateas, así que habría 60.000 personas, todas enloquecidas. Yo me quedé dentro del arco, me agarré de la red y ahí me quedé, porque el partido no había terminado. Después sí, cuando terminó, fue una fiesta".

Se recibió de ídolo...

Para que te des una idea, yo ese día salí de la cancha a las 9 de la noche en un camión, dentro de una caja abierta y tapado con una lona. ¡La calle era una fiesta! Pitos, bocinas, disfraces, cornetas? ¡Y todavía no habíamos salido campeones! [N. de la R.: en la última fecha, el equipo xeneize goleó 4 a 0 a Estudiantes y dio la vuelta]. Pero era un Boca-River, y todo lo que pase en ese partido se festeja muchísimo de ambos lados.

¿Volvió a verlo a Delem?

Claro que sí. Después de que le atajé el penal, fui y lo abracé. Otros pasaban y le metían rodillazos. Después fuimos íntimos amigos. Compartimos mucho tiempo el "Equipo de las Estrellas" y más tarde él tuvo una flota de camiones y yo le hacía los seguros. Pobre, él se tuvo que masticar todos los chicles. Imaginate: tanto los de Boca como los de River lo castigaban por errar ese tiro.

Antonio, 50 años después, ¿se adelantó o no para atajar ese penal?

Muchos dicen que me adelanté, pero es mentira. Lo que pasa es que la pelota me había pasado, el cuerpo barrió, por la tirada, y las piernas llegaron a la puerta del área chica. Pero la pelota la agarré bien atrás. La gente de River fue a reclamar, y el árbitro Nai Foino les dijo: "Penal bien pateado es gol. A otra cosa".

¿Lo sorprende que hoy se siga hablando de aquel penal?

Me sorprende enterarme de todo lo que generó ese penal. Hay gente que se ha jugado tractores, animales, campos. Hay hinchas de River que por culpa mía tuvieron que ponerse la camiseta de Boca por un mes para cumplir apuestas. Cada hincha que me cruza me cuenta en qué sector de la cancha estaba esa tarde. Me parece mentira que haya pasado tanto tiempo. Para mí, es como si aquel partido se hubiera jugado ayer. Y pararme en este arco a los 80 años, y hacerlo sano y bien físicamente es maravilloso.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.