El "refuerzo" más esperado para Boca: Bebelo Reynoso está recuperado

(0)
20 de junio de 2019  • 12:29

Si bien hasta el momento la única cara nueva de Boca es Alexis Mac Allister, que ayer firmó su contrato por un año, Gustavo Alfaro celebra contar con un nuevo "refuerzo" para el equipo: Emanuel Reynoso. La lesión que sufrió Bebelo marcó un antes y un después en el semestre. Pese a las críticas que sufrió por no mantener la intensidad y tener "lagunas" durante los partidos, su importancia en el equipo quedó mucho más en evidencia cuando él no estuvo.

Más allá del fastidio que le generó no poder pelear por un lugar en la lista de la Copa América, para ganar tiempo y volver a estar a disposición lo antes posible, el volante cordobés intensificó su recuperación. Para él no hubo licencia ni vacaciones. Mientras sus compañeros descansaban, se entrenó todos los días solo en el complejo Pedro Pompilio. Recién se reencontró con sus compañeros el lunes último, y ya trabaja a la par del grupo.

Reynoso estuvo a punto de emigrar en enero, cuando el nuevo DT le explicó que estaría a prueba pero no le garantizaba titularidad. Sin embargo, se ganó sus oportunidades, captó enseguida la idea que pretende el entrenador y no lo desaprovechó. Se paró como enganche, se apropió de la banda izquierda y el fútbol xeneize giró a su alrededor.

En este primer semestre de 2019 disputó 41 partidos, de los cuales en 25 arrancó como titular. Marcó dos goles (uno de cabeza, frente a San Lorenzo, y al otro le imprimió el sello de Lionel Messi, ante San Martín de Tucumán, por arriba del arquero), pero contribuyó muchísimo más desde la construcción de las acciones ofensivas que generó el equipo. Su visión de juego lo convirtió en la salida clara cada vez que se recuperó la pelota, y por eso su baja por lesión se sintió tanto.

Desde que sufrió un esguince grado 2 en el partido de vuelta frente a Godoy Cruz, por la Copa de la Superliga, Boca no volvió a ser el mismo. La ausencia del cordobés hizo que el equipo sufriera demasiado frente a Vélez y Argentinos, y que incluso baje considerablemente la creación de jugadas de peligro. De hecho, apenas marcó tres goles en seis juegos (dos de Lisandro López, a Paranaense y al Bicho, y uno de Carlos Tevez, a los brasileños) cosechó dos victorias (2-1 a los de Curitiba y 1-0 a los de la Paternal), tres empates 0 a 0 y cayó en la final de la Copa con Tigre 2 a 0.

El gran objetivo es que Reynoso llegue en muy buen ritmo al partido del 24 de julio frente a Atlético Paranaense, por la ida de uno de los octavos de final de la Copa Libertadores. Para eso, le juega a favor su juventud (23 años), su calidad y su entusiasmo, que encandilaron a Alfaro, quien celebra como si fuese un refuerzo volver a poder contar con Bebelo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.