El valor de contar con técnicos dentro del campo de juego

Christian Leblebidjian
(0)
19 de julio de 2016  

Fuente: Archivo

Una de las virtudes que tenía el gran equipo de Boca que fue campeón invicto con Carlos Bianchi en el Apertura 98 era que contaba con varios “entrenadores” dentro del campo de juego. Los más influyentes, Diego Cagna y José Basualdo, que arrancó siendo suplente de Fernando Navas, pero cuando tomó el puesto lo aprovechó más desde lo mental que desde el despliegue físico, que también lo tuvo, claro. Pero el Virrey tenía más: Bermúdez, Arruabarrena, Serna, Riquelme, Guillermo Barros Schelotto y Palermo. Todos, unos en mayor o menor medida, ya contaban en aquél momento con la capacidad para saber “leer” los partidos y las intenciones de Bianchi, aplicar rápidamente con un gesto o una indicación qué estaba pidiendo cada encuentro, modificado siempre por una lesión, el factor clima, alguna adversidad o un 2-0 a favor. Boca salía a atacar en todas las canchas, pero después de sacar dos goles de diferencia, ya no “jugaba” al mismo ritmo.

El Boca campeón invicto de Julio Falcioni (2011) contaba con varios “DT encubiertos” también: Schiavi, Somoza, Rivero, sobre todo Erviti y Riquelme ; y cuando se lesionó Román, hasta Cvitanich empezó a tomar decisiones de “todocampista”. Todos ellos aplicaban la inteligencia táctica al servicio del equipo.

Con los nuevos pedidos de Guillermo Barros Schelotto al presidente Angelici, sobre todo en los puestos de marcador central y de N° 5, lo que el Mellizo apuntará incorporar será, además, dos “DT encubiertos”, esos que sean su voz de mando en el campo de juego y que influyan en sus compañeros, que sepan reaccionar desde lo táctico y estratégico con inteligencia en función de lo que está pidiendo cada partido, ésos que hubieran (quizás) cambiado el rumbo del encuentro cuando Boca le ganaba 1-0 a Independiente del Valle y era finalista de la Copa Libertadores.

cl/jt

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.