En el inicio de la era de Crespo, Bertolo se refirió a su pelea con Falcioni

Bertolo sonríe, Crespo habla. Una escena del entrenamiento de Banfield.
Bertolo sonríe, Crespo habla. Una escena del entrenamiento de Banfield. Crédito: Twitter /CAF
Patricio Insua
(0)
4 de enero de 2019  • 19:13

Aceleró el trote cuando vio que ya todos sus compañeros estaban en la cancha número 3 del predio de Luis Guillón. Nicolás Bertolo fue el último en traspasar ayer el perímetro dentro del cual se ponía en marcha un nuevo ciclo en Banfield, comandado por Hernán Crespo en su primera experiencia como entrenador en Argentina después de un breve paso por el ascenso italiano.

Para el cordobés el inicio de la pretemporada significó una nueva oportunidad, porque el cierre de 2018 había quedado marginado del plantel. Julio César Falcioni había tomado la decisión de apartarlo como corolario de un vínculo que fue desgastándose hasta terminar de la peor manera. "Tenía una gran relación con él y pelearme fue muy triste para mí", reconoció tras la primera práctica del año y luego de un largo silencio público.

Con la indumentaria de entrenamiento con el número 8 estampado y los botines en la mano, Bertolo repasó el conflicto que lo tuvo como protagonista: "Los últimos meses la pasé mal, no fueron buenos para mí. Lamentablemente tuve una discusión con Julio por la que no pude seguir en el plantel. Nos faltamos el respeto y cuando cruzás esa raya después es muy difícil que todo vuelva a ser como antes. Tomó la decisión de dejarme afuera y yo la acepté porque creía que era lo mejor para el grupo y para la institución. No hablé antes porque me parecía que no correspondía, era todo un lío por lo que sucedía en el club, el tema de su salud, mi enojo por no jugar..."

Crédito: Twitter /CAF

"No tengo nada en contra de él y seguro él tampoco tenga nada en contra mío. Fue una lástima pelearme con Julio, por el respeto, la admiración y el cariño que le tengo. Hablamos, pero tal vez nos debamos otra charla", concluyó.

"Gracias a Dios estoy acá, que es donde quiero estar, donde siempre que pude elegí estar. Mi cabeza siempre estuvo acá. No sé lo que puede pasar para adelante, pero mi idea es retirarme en este club", manifestó en relación a su identificación con el Taladro. A pesar de las ofertas que tuvo de otros equipos de primera división decidió continuar vestido de verde y blanco.

En lo que refiere al estilo que caracterizaba a Banfield y el que se proyecta, marcó diferencias: "Teníamos una identidad con Julio, sabíamos a lo que jugábamos. Hizo muy bien su trabajo. A algunos les podía gustar y a otros no, pero la idea la teníamos más allá de la irregularidad. Tenemos ahora un tiempo para captar la idea del nuevo entrenador. Puede que cambie el sistema y sea un equipo un poco más ofensivo, en el sentido de adelantarnos unos metros en relación a lo que veníamos acostumbrados".

"Empiezo de cero y con mucha ilusión. Ojalá que este año el club siga creciendo. Es importante tener a una persona como Hernán, con todo lo que significa para el fútbol por lo que fue como jugador ", destacó el ex Boca y River, al que le quedan por delante dos años y medio de contrato con la institución sureña. Banfield apuesta otra vez a las corridas y los goles de un jugador que supo darle varias alegrías.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.