En la ciudad natal de Cristiano, la niebla hace que jugar al fútbol sea casi imposible

Dos partidos de Porto y uno de Benfica fueron suspendidos en Funchal, la capital de Madeira en Portugal, en los últimos tres meses debido a las malas condiciones climáticas
(0)
14 de diciembre de 2015  • 19:23

PORTUGAL (EFE).- La tierra donde nació Cristiano Ronaldo le vive jugando una mala pasada al fútbol. Parece una completa paradoja, pero las inestables condiciones meteorológicas del archipiélago de Madeira, donde se pasa del sol a la niebla en cuestión de minutos, han sido noticia en los últimos días ya que Porto y Benfica tuvieron que suspender tres partidos en la isla durante los últimos tres meses.

La última novedad se dio este domingo, cuando Porto debió postergar su partido ante Nacional por la decimotercera fecha de la Liga de Portugal debido a la niebla que cubría el terreno de juego. El partido se detuvo a los 39 minutos del segundo tiempo cuando el equipo visitante ganaba 2-1 y el árbitro decidió suspenderlo por la falta de visibilidad. Hoy, se completó el resto del juego y el resultado se mantuvo.

Pero nada es casualidad. Los tres partidos suspendidos fueron en el estadio de la Choupana, localizado en las colinas de la capital Funchal y casa de Nacional de Madeira. Allí, también hace las veces de local el recién ascendido União de Madeira. Con capacidad para 5500 espectadores, la cancha situada en el archipiélago del Atlántico, que está a 800 kilómetros de Portugal continental, es un imán para las adversidades meteorológicas. Fue construido en 1996 y está localizado en lo alto de una pequeña montaña, a una altitud de 650 metros.

Ya es la segunda vez en dos meses que Porto debe suspender un partido en Madeira. El 31 de octubre pasado, por la novena fecha de la Liga, el avión que transportaba al plantel tuvo que ser desviado a la vecina isla de Porto Santo por las ráfagas de viento de hasta 80 kilómetros por hora. Finalmente, el juego se disputó el pasado miércoles 2 de diciembre y los visitantes triunfaron 4-0.

Además, Benfica también sufrió en su visita a União de Madeira. El pasado domingo 4 octubre, por la séptima jornada, la niebla obligó a posponer el partido, que, precisamente, se jugará mañana.

La intensa niebla es muy común en la paradisíaca Madeira por su localización en el océano Atlántico y no solo el fútbol es la modalidad deportiva afectada por las condiciones meteorológicas. El pasado marzo, el Abierto de Madeira de golf también tuvo que ser cancelado debido a fuertes vientos, lluvias y niebla intensa.

jpb/jt

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.