Huracán dio una muestra de carácter, venció a Cruzeiro y sueña con los octavos