Huracán-Lanús, Superliga: el Granate ganó sobre el final y también es puntero

Argentina Superliga
  • 0
Huracán

Huracán

  • 1
Lanús

Lanús

  • Pedro De la Vega
(0)
4 de noviembre de 2019  • 23:30

Los casos de Lanús y Argentinos son parecidos. Ambos se formaron para engrosar el promedio y, a grandes rasgos, se daban por hechos con no correr demasiados riesgos en eso de la permanencia en la Superliga. Es más, para muchos son clubes bastante parecidos en eso del buen juego, el arraigo barrial y en la apuesta por las jóvenes promesas. Aunque es cierto que el Bicho empezó a destacarse en primera mucho antes que los granates.

De hecho, el entrenador de Argentinos, Diego Dabove, se formó en Lanús. Hizo las inferiores y llegó hasta la primera. No pudo consolidarse durante los 90, cuando tuvo por delante arqueros de la talla de Marcelo Ojeda y Carlos Roa, entre otros. Además, sus primeros pasos como entrenador también los dio en el Sur. Como coach de los guardavallas, como ayudante de campo o hasta como DT interino, ya que en la temporada 2003/4 dirigió un partido en Lanús. Vaya, entonces, si hay coincidencias entre estos dos equipos que, casi sin quererlo, se posicionaron como animadores de la Superliga.

Pero, ¿por qué hablar de Argentinos si Lanús se enfrentó con Huracán? Y es cierto. Fue el Globo, rejuvenecido de la mano de Néstor Apuzzo, el que le ofreció una resistencia de hierro al conjunto dirigido por Luis Zubeldía. Tanto luchó, peleó y se esforzó que consiguió desdibujar la imagen de los granates. Sobre todo la ofensiva. Porque Auzqui no desequilibró. Tampoco Marcelino Moreno. Sand quedó en medio de los centrales, que lo absorbieron en una marca tan pegadiza como precisa. El medio campo tampoco funcionó. Quignón estuvo impreciso como pocas veces y Vera se empecinó en una maniobra individual que jamás marcó la diferencia. El Globo cerró tan bien los caminos que, poco a poco, fue sintiéndose cada vez más cómodo dentro del desarrollo. Una vez que le cortó el ritmo a su adversario se animó a una búsqueda más intensiva.

Siempre Rossi

Se habló del acomodamiento de Huracán, que sucedió en dos momentos precisos: en el final del primer tiempo y en el comienzo del segundo. Fue cuando apareció una de las grandes individualidades de Lanús, como el arquero Agustín Rossi. Porque si Sand, Acosta y Cía. son importantes en la campaña, qué decir del Nº 1, que siempre tiene una o dos atajadas determinantes. Así fue en la mayoría de los partidos. Y así fue anoche, cuando le tapó una cabezazo a Barrios quién sabe bien con qué... con el brazo, con la pierna. Rossi ataja con todo el cuerpo. Y cumple. Tanto que ya en Boca están atentos a su regreso, mucho más ante la eventual partida de Esteban Andrada. Pero ese será otro tema.

Las ideas fueron confundiéndose a medida que faltó el aire. Sin quererlo, en la mente de ambos empezó a jugar el futuro. A regañadientes, Lanús pensó en el desafío ante Banfield, ya sin Auzqui, que acumuló la quinta amarilla. Huracán, en cambio, se mentalizó en que tendrá que medirse con Racing, el último campeón, entre todos los vaivenes sobre la continuidad de Eduardo Coudet como entrenador de la Academia. Y así el juego se volvió cada vez enrededado, sin una línea definida más que la pelota al vacío y el intento individual. Pero había algo más.

Lanús hizo gala de sus inferiores con los ingresos de Lodico y De la Vega. Y ahí estuvo la llave del partido. Fue un centro desde de la derecha de Auzqui -se desvió en Ibáñez- en el que De la Vega anticipó la floja salida de Silva. Y la aguja se movió a favor de los granates. Muchas veces fue Sand, el veterano. Esta vez, el héroe fue el más joven.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.