Independiente-Lanús, Copa Sudamericana: el Rojo festejó con gol de Benítez y está en octavos de final

  • 1
Independiente

Independiente

  • Martín Benítez
  • 0
Lanús

Lanús

El equipo de Milito se impuso por 1-0 en Avellaneda y aseguró el pasaje a los octavos de final; en la próxima etapa se enfrentará con Chapecoense
(0)
14 de septiembre de 2016  • 21:10

Martín Benítez celebra su gol, el 1-0 para el Rojo
Martín Benítez celebra su gol, el 1-0 para el Rojo Fuente: FotoBAIRES

Independiente se adueñó de la serie frente a Lanús: con el triunfo por 1-0 en Avellaneda, consolidó el éxito logrado en la ida (2-0), y con un marcador global de 3-0, avanzó a los octavos de final de la Copa Sudamericana . En el estadio Libertadores de América, Martín Benítez anotó el único gol, que terminó de sentenciar la llave. Así, el equipo dirigido por Gabriel Milito se medirá en la próxima etapa con Chapecoense, de Brasil.

El local terminó el encuentro con diez jugadores por la expulsión de Gustavo Toledo. Después del final, hubo algunas escaramuzas entre los jugadores, presuntamente por una cargada de gente de Independiente hacia los de Lanús, pero el incidente concluyó rápidamente.

El desarrollo. salvo en algunos pasajes cortos, estuvo controlado por el 'Rojo', con un sistema táctico y una presión en la salida oponente, con Diego Vera y Ezequiel Barco como estandartes. A pesar de que la visita se hizo dueña de la pelota, con buena circulación y la conducción de Román Martínez, le faltó profundidad y cambio de ritmo en la zona ofensiva por el buen planteo táctico rival, que esperó respaldado por la ventaja de la ida (2-0). De hecho, Lanús casi no pisó el área de enfrente durante la etapa inicial y cuando lo hizo se topó con la seguridad de Martín Campaña. Y la ausencia de precisión en los últimos metros la pagó cara, ya que Martín Benítez aprovechó un mal despeje de Diego Braghieri y le dio la ventaja al dueño de casa ante un nervioso oponente.

Como era de esperarse, Lanús intentó descontar pero lo hizo con más vergüenza deportiva y con intentos aislados, propia de un elenco herido ante una eliminación prácticamente consumada, y contó con una gran ocasión en los pies del paraguayo Miguel Almirón, que Diego Rodríguez despejó en la línea.

Tras esa posibilidad, como si hubiese sido un golpe anímico de nocaut, el visitante se pinchó completamente y la clasificación de Independiente tuvo un destino seguro gracias a la victoria conseguida en la ida (2-0), más allá de quedarse con uno menos por la expulsión de Toledo.

El duelo de ida contra Chapecoense se jugará en Avellaneda pero aún no cuenta con día y horario confirmado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

El 1-0 de Independiente

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.