Inquietud en Boca: los jugadores titulares que la enfermería sigue de cerca a seis días del superclásico

Pablo Lisotto
(0)
3 de diciembre de 2018  • 10:52

La cuenta regresiva rumbo al superclásico del próximo domingo, que definirá en Madrid al campeón de la Copa Libertadores , ya comenzó. En ese contexto, cada día, cada hora y cada decisión, resulta fundamental para abarcar todos los detalles y achicar el margen de error.

Del lado de Boca , hay seis futbolistas del equipo titular que la enfermería del club sigue de cerca. Aquí, el foco sobre cada uno, su situación actual y cómo serán los próximos días.

El isquiotibial de Pavón

Los 15 días de retraso que tuvo la segunda final de la Copa Libertadores, como consecuencia de la agresión de hinchas de River al micro que trasladaba al plantel de Boca al Monumental, le permite a Cristian Pavón ilusionarse con algo que en un primer momento parecía imposible: jugar el desquite. Ocurre que del 11 de noviembre, cuando a los 20 minutos del juego de ida se fue de la Bombonera con un desgarro en el isquiotibial izquierdo, hasta el 9 de diciembre, cuando en el Santiago Bernabeu se defina al campeón del torneo sudamericano, habrán pasado 28 días.

Esas cuatro semanas de recuperación le dan la oportunidad al Nº 7 de llegar en condiciones al próximo domingo, algo que entusiasma también a Guillermo Barros Schelotto. Luego de la victoria sobre Independiente en Avellaneda, el Mellizo contó que Pavón hizo una práctica fuerte ayer por la mañana, y que el plan es que a partir de hoy comience a entrenarse junto a sus compañeros. "Va a llegar, hay que ver cómo lo hace desde lo futbolístico, pero llega: lo vamos a analizar en la semana", destacó el DT xeneize.

La molestia de Wanchope

Desde hace unos días, Ramón Ábila no se entrena con normalidad. Tiene una sobrecarga en el sóleo derecho, la zona en la que se había desgarrado hace dos meses y medio, y es por eso que aunque viajó con el plantel a Avellaneda, sabía que no iba ni al banco de suplentes.

El cuerpo técnico cuida al goleador y lo tiene entre algodones, con el objetivo de que vuelva a estar al 100 por ciento lo antes posible.

La sobrecarga de Tevez

Carlos Tevez era uno de los candidatos a ser titular en Avellaneda. Por su entusiasmo y para que llegue afilado desde los futbolístico a la superfinal con River. Sin embargo, a último momento se confirmó que quedaba desafectado.

El delantero arrastra una molestia en el sóleo derecho desde la semana pasada. Aunque su ausencia ante el Rojo acrecienta sus chances de ser titular el próximo domingo en Madrid, cuando se defina la Copa.

El Apache vivió un domingo intenso. Por la mañana se entrenó junto a Pablo Pérez y Pavón en el complejo Pompilio, y después del mediodía se confirmó que quedaría al margen de los 18 que salieron al campo de juego.

Después del 1 a 0 a Independiente, Guillermo Barros Schelotto explicó su ausencia: "Tevez se entrenó a la mañana porque en la semana tuvo una carga. Lo dejé descansar el viernes, pero no se sintió bien. Preferí no arriesgarlo para que esté disponible contra River."

El asunto pasa por otro lado: ¿Guillermo guardó al Apache porque teme que Wanchope no llegue en óptimas condiciones al domingo? Es algo que sólo él sabe.

Tevez se perdió así la posibilidad de disputar su partido número 200 con la casaca Xeneize, algo que podría concretarse en suelo español y frente a River, en la final de la Libertadores.

Hasta el momento, Tevez lleva 199 partidos jugados en Boca (173 de titular, y en 109 completó los 90 minutos). Logró 8 títulos, anotó 73 goles y con él en la cancha el equipo ganó 116, empató 47, y perdió 36.

El ojo de Pablo Pérez

El Nº 8 continúa con molestias en su ojo izquierdo, donde sufre una úlcera como consecuencia de una astilla de vidrio que se le metió el sábado 24, cuando uno de las ventanas del micro que lo transportaba al Monumental explotó como consecuencia de uno de los tantos proyectiles que le tiró la gente de River.

Su ausencia en Avellaneda fue anunciada con tiempo, y es por eso que el futbolista se entrenó ayer por la mañana junto a Pavón y Tevez, en el complejo Pedro Pompilio.

Está previsto que Pablo Pérez vuelva a ser examinado por un oftalmólogo, a los efectos de continuar con los cuidados de su visión, y con la expectativa de poder viajar a Madrid en las mejores condiciones posibles.

La cabeza de Andrada

Esteban Andrada no gana para sustos. Después de aquel topetazo de Dedé, de Cruzeiro, que le fracturó la mandíbula a fines de septiembre, y luego de dos meses de paciente rehabilitación, el arquero de Boca volvió a ocupar su lugar frente a Patronato, y era una fija para el choque con River en el Monumental.

Con la mudanza del superclásico, el exLanús tuvo la posibilidad de jugar una vez más, anoche frente a Independiente, y recuperar ritmo de competencia antes de la gran final. Sin embargo, sobre la hora sufrió un durísimo golpe en la frente, como consecuencia de un codazo involuntario de su compañero, Carlos Izquierdoz.

Andrada quedó tendido un par de minutos sobre el césped, pero finalmente se recuperó y pudo completar su noveno partido con la valla invicta en once presentaciones.

El pie de Jara

Leonardo Jara fue otro de los heridos en el micro de Boca apedreado por hinchas de River. El lateral derecho llegó al vestuario del Monumental con vidrios incrustados en su pie izquierdo, los cuales le generaron heridas y mucho dolor.

Durante la semana no se pudo entrenar con normalidad, y como consecuencia de eso fue que Julio Buffarini fue titular ante Independiente.

De su recuperación durante esta semana depende si jugará o no desde el inicio el próximo domingo en el Bernabéu.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.