La dramática historia de la familia de Emanuel Balbo: dos muertes, un mismo acusado y el infinito dolor

Así recibió la noticia el padre de Emanuel Balbo
Así recibió la noticia el padre de Emanuel Balbo
Raúl, el padre del hincha de Belgrano que fue arrojado desde la tribuna, dice que Oscar "Sapo" Gómez estuvo involucrado en el fallecimiento de Emanuel y antes de Agustín; también contó que lo llamó Claudio Tapia, el presidente de la AFA
Gabriela Origlia
(0)
17 de abril de 2017  • 17:22

CORDOBA.- Para los Balbo otra muerte violenta en la familia era previsible. El temor se convirtió en realidad con la de Emanuel, el hijo más grande. Hace dos semanas ante la Justicia plantearon que tenían miedo, que sufrían amenazas. Fue una exposición informal, cuando fueron a averiguar sobre el juicio por la muerte de Agustín, de 14 años, ocurrida en 2012 víctima en una supuesta picada.

No pensaron que 15 días después estarían llorando a Emanuel, quien el sábado fue golpeado y arrojado desde una tribuna del estadio Mario Kempes en el entretiempo del partido entre Belgrano y Talleres. Agonizó desde entonces, hasta que esta mañana se confirmó su muerte. Por el hecho hay cuatro detenidos; están acusados de "homicidio agravado" por la ley del deporte.

Oscar “Sapito” Gómez, sindicado por la familia y testigos como el instigador del crimen, se entregó en las últimas horas. Es uno de los imputados de “homicidio culposo” por la muerte de Agustín; conducía uno de los autos y ya protagonizó otros cruces con integrantes de la familia Balbo, a lo que conocía porque vivían todos en el barrio Ampliación Ferreyra.

Familiares y amigo de Emanuel Balbo en la puerta del hospital
Familiares y amigo de Emanuel Balbo en la puerta del hospital

“No figura en ninguno de los videos ni de las imágenes –le dice Mónica Pico, la abogada de Gómez, a LA NACION–. No tuvo ninguna intervención en el hecho; sí discutió con Balbo, pero nada más. Incluso, hay versiones que indican que el chico se habría tirado y que el problema era con otros hinchas”.

Pico presentó a su cliente con un pedido de mantenimiento de la libertad que debe resolver la fiscal Liliana Sánchez, quien hoy, cuando se declaró la muerte cerebral de Emanuel, cambió la carátula y la pasó de “tentativa” a “homicidio”.

LARGA HISTORIA

Igual que el domingo, unas cien personas acompañaban a la familia. Franco, el hermano de 20 años, lloraba desconsolado y sólo se recomponía de a ratos cuando se le acercaba Martina, la más chiquita, de 4. Lautaro, de 10, no estaba. “No quiero pensar –comentó el padre, Raúl– cómo está. Emanuel era su ídolo”. Hacía 6 meses que Emanuel se había mudado a la casa de unos tíos, en Colonia Lola, para estar tranquilo. “Entre los recuerdos de Agustín y la tensión por los cruces no quería estar más –sigue el padre–. Venía a almorzar los martes y jueves y domingos por medio. Todos los días pasaba dos veces. El que lo conocía se enamoraba, era bonachón; pero nunca pudo superar lo de su hermano”.

La mamá de Emanuel integra el foro Familiares de Víctimas de Siniestros Viales (VsV); ayer la organización hizo un abrazo al hospital pidiendo justicia. “Emanuel pagó con su vida la injusticia por su hermano”, apuntó una integrante. Por la tarde, hubo una marcha organizada por los hinchas de Belgrano. La presidenta de VsV, Marcela Alfaro, le confirmó a LA NACION lo sucedido hace dos semanas en tribunales: “Fuimos a reclamar porque hace un año y medio que la causa está elevada a juicio y el proceso no empieza. Yo le dije al secretario que temía por la vida de los hijos más grandes porque las trifulcas en el barrio no paraban”.

Desde la familia cuentan que Gómez, que se mudó hace un tiempo, volvió al barrio porque tiene su gente e incita a la violencia. Los padres de Emanuel intentaron, desde hace un tiempo, vender la casa. “Nos queríamos ir a Alta Gracia; ahí ya no es vida”, dijo el padre de Emanuel. Raúl trabaja en un taller mecánico y antes del partido, su hijo lo llamó por teléfono para decirle que quería comprarse unas zapatillas, pero que no tenía margen en la tarjeta. “¿Me prestás 300 pesos para ir a la cancha?”.

Así fue la brutal agresión a Emanuel Balbo, el hincha de Belgrano que fue arrojado desde la tribuna

03:42
Video

"Yo tengo un hijo más chico, Lautaro, de 10 años, las vio y les hicieron muy mal; está en una crisis de nervios increíble", finalizó.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.