La AFA demostró que sigue siendo una fábrica de desprolijidades