La ruta de los campeones, desde Boedo hacia el Vaticano