La sorpresa y las palabras de Pablo Aimar al descubrir a un plateísta en su despedida: Marcelo Bielsa

Pablo Aimar en la despedida del fútbol, jugando un partido oficial para Estudiantes de Río Cuarto
Pablo Aimar en la despedida del fútbol, jugando un partido oficial para Estudiantes de Río Cuarto Crédito: La Voz del Interior
Juan Manuel Ferreyra Suescun
(0)
24 de enero de 2018  • 11:41

RIO CUARTO - No importó el 0-0 con el que Estudiantes de Río Cuarto se despidió de la Copa Argentina frente a Sportivo Belgrano de San Francisco. Para muchos, la función terminó a los 5 minutos del segundo tiempo, cuando Pablo César Aimar pisó por última vez el verde césped como futbolista.

Aimar, que permaneció desde entonces en el banco de suplentes, saltó a la cancha una vez que el árbitro Fabricio Llobet le bajó el telón a su último acto. Cruzó el terreno del Antonio Candini, abrazó y felicitó a cuanto rival se cruzase en su camino y quedó rodeado de periodistas.

Conmovido por el adiós, el “Payito” contagió lágrimas a la prensa. “Jugué con mi familia en la tribuna. He hecho una carrera larga por todo el mundo. Ana me dio cuatro hijos divinos. Se termina una etapa acá. Quiero agradecer profundamente a mis viejos, a mi hermano y a la gente de Río Cuarto. Sé que vino Marcelo Bielsa, es una emoción enorme que haya venido. Cómo no me voy a emocionar. No tenía idea de que pudiera venir. Fue uno de los mejores entrenadores que he tenido, alguien que no ponía el resultado por delante de nada. Llegamos a él como unos jugadores y nos fuimos mejores. Me despido jugando en mi ciudad, en Estudiantes, con mi hermano. Tenía estas cosas jugar por algo. Le sigo agradeciendo a la gente de Río Cuarto por venir hoy y por tratarme como uno más”, declaró.

Marcelo Bielsa, presente en la despedida de Pablo Aimar
Marcelo Bielsa, presente en la despedida de Pablo Aimar Crédito: Twitter

“Éste es mi último partido”, ratificó el genial futbolista, que obtuvo “amigos, enseñanza y gente buena” en el deporte. Emocionado, con un tono ameno y gentil, Aimar cerró una extraordinaria trayectoria.

“No sé si hay un futbolista que se despida del fútbol diciendo que no le ha faltado nada. No sé si Messi con cinco Balones de Oro y 12 años siendo el mejor jugador del mundo le falta algo. De ahí para abajo, a todos nos falta algo. He vivido momentos lindos en esta cancha (por la de Estudiantes). La ciudad ha cambiado, antes no se veían edificios acá. Me quería dar este gusto y no sé qué puede pasar mañana. Estoy contento con que los chicos que vengan a entrenar con nosotros se vayan mejores”, remarcó, buscando predicar con el ejemplo.

La arenga de Aimar antes de salir a jugar

La última imagen de Pablo Aimar en un campo de juego fue así. Río Cuarto le dio las gracias, como así también todo un país que se encontró identificado por su magia y talento con la redonda.

Y se despidió donde todo empezó. “El final es en donde partí”, había sido la frase elegida para la noche de despedida. Rodeado de afecto, tal como se lo merecía.

El llanto de Ricardo Aimar en la despedida del fútbol de su hijo Pablo
El llanto de Ricardo Aimar en la despedida del fútbol de su hijo Pablo Crédito: La Voz del Interior

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.