Lanús tuvo más jerarquía que Belgrano y se metió en octavos de final de la Copa de la Superliga

Argentina Copa de la Superliga Fase de grupos
  • 2
Lanús

Lanús

  • Facundo Quignón
  • 0
Belgrano

Belgrano

Patricio Insua
(0)
20 de abril de 2019  • 07:59

Para Lanús seguir adelante en la Copa de la Superliga significaba ratificar la mejoría conseguida desde que Luis Zubeldía se hizo cargo del equipo y, además, implicaba no caer en un receso demasiado extenso. Por su parte, Belgrano afrontaba el encuentro con la ventaja conseguida en Córdoba (3-2) y el deseo de conseguir una clasificación que matizara en parte la frustración por el descenso. La distancia entre un equipo que había quedado a un punto de acceder a la Copa Sudamericana 2020 y otro que perdió la categoría ponía el favoritismo del lado granate. Y el dueño de casa supo asumir ese rol con un triunfo que lo colocó en los octavos de final de la Copa de la Superliga.

Entre las buenas cualidades de Facundo Quignón se destacan su capacidad de quite, el despliegue y la entrega prolija. El cabezazo ofensivo no ocupa un ítem destacado en su ficha. Sin embargo, esa fue la clave para que Lanús esté en la siguiente instancia del segundo certamen de la temporada. Primero en Córdoba, con un gol sobre el final que achicó la diferencia la mínimo, y después en el encuentro decisivo, al conectar arriba un córner desde la derecha, el mediocampista apareció en una versión inédita, la de goleador, y con un recurso que no lo destaca, el cabezazo. Más tarde fue José Sand, el verdadero dueño del grito de gol, el encargado de definir la serie cuando todavía quedaba un buen tramo del partido.

Lanús ganó 2-0, dio vuelta la serie ante Belgrano y será rival de Vélez en los octavos de final de la Copa de la Superliga. Tras la derrota en Córdoba (3-2), el conjunto de Luis Zubeldía se impuso con los goles de Facundo Quignón, en el meridiano del primer tiempo, y José Sand, en el arranque del complemento

Los goles del partido

Con la victoria en la ida (3-2), Belgrano se había dispuesto con la premisa de permanecer agrupado y corto entre líneas para establecer bloques. Pero el despliegue de Lanús, imponiéndose por afuera, siempre le hizo daño. El gol de Quignón a los 22 minutos tras un tiro de esquina lanzado por Nicolás Pasquini inclinó un encuentro que el Pirata ya no lograría emparejar.

En la primera mitad Lanús había recargado el juego por la izquierda, sector en el que marcaba diferencias, y por ese costado nació el gol que definió la llave. Una fabulosa combinación de toques entre Marcelino Moreno y Pasquini ante las camisetas celestes que no daban con la pelota que iba y volvía de uno a otro derivó en la habilitación a Sand para un tanto más del correntino en su lugar en el mundo del fútbol.

Sand celebra su gol, el segundo de Lanús.
Sand celebra su gol, el segundo de Lanús. Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Los más de 40 minutos que quedaban por disputarse exhibieron la impotencia de Belgrano, tratando de acercarse con demasiado esfuerzo al arco de Matías Ibánez, y el oficio de Lanús, para tomar el tiempo del partido y manejar la pelota con criterio. Sin la tensión de necesitar otro gol, desperdició incluso varias situaciones favorables para estirar el marcador.

En los octavos de final Lanús enfrentará a Vélez , primero de local y luego en el estadio José Amalfitani; mientras que Belgrano se meterá ya de lleno en su reconstrucción futbolística, camino que deberá comenzar a transitar en la B Nacional.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.