Los Rojos y un envión más anímico que futbolístico