La revancha de Lucas Moura, el descartado que se convirtió en superhéroe

Emoción y la pelota del hat-trick: la noche inolvidable de Lucas Moura.
Emoción y la pelota del hat-trick: la noche inolvidable de Lucas Moura. Fuente: AFP
Alberto Cantore
(0)
8 de mayo de 2019  • 23:59

Tottenham se nutre de los actores secundarios para escribir su mejor página en la Champions League. Una temporada trepidante, una montaña rusa de emociones, desanda los londinenses, que jugarán por primera vez el encuentro final del campeonato más importante de clubes del Viejo Continente. Lucas Moura resultó el héroe en Ámsterdam ante Ajax, en un estadio que desde su nombre, Johan Cruyff Arena, destila fútbol, jerarquía. La lesión de Harry Kane le dio alas al brasileño, que con un hat-trick, en la última media hora del partido desquite, resolvió una serie que los Spurs estaban padeciendo y finalizaron por gozar, disfrutar; en los cuartos de final, fue el español Fernando Llorente quien cumplió con el requisito del centro-delantero artillero para quitarse de encima a Manchester City.

La derrota 1-0 en el juego de ida, marcharse al entretiempo 0-2, la cuesta empinada que se le ofrecía a Tottenham. Moura actuó de N°9, pero también fue N°10, en un desarrollo que lo descubrió siendo un definidor implacable dentro del área: porque corrigió la corrida de Dele Alli para rematar de zurda, cruzado, al poste izquierdo de André Onana; cinco minutos más tarde, recibió el enredo que provocaron Onana con Lasse Schone, y después de fabricarse el espacio hizo relucir nuevamente su efectividad. Esa zurda prodigiosa martilló para en el quinto minuto de adicionado al tiempo reglamentario desatara la fiesta de los Spurs y hundiera en el infierno a Ajax.

Ver esta publicación en Instagram

"For with God nothing shall be impossible." Luke 1:37

Una publicación compartida de Lucas Moura (@lucasmoura7) el

"Todos ellos son héroes, pero Lucas es un superhéroe. Es un triplete increíble, se lo merece; es un chico estupendo", lo definió un extasiado Mauricio Pochettino, el director técnico argentino que condujo el milagro, el mismo que reconoció un error de lectura del juego cuando Tottenham cayó en su estadio y comprometía la seria. "No iba de táctica, era más de corazón y de lucha. Espero que le pongan una estatua en Londres después de esto", la definición del danés Christian Eriksen, sobre la fabulosa tarea de su compañero.

"Es imposible explicar la emoción. Son cosas que todo jugador busca, porque desde niño se sueña con jugar la Champions League y también con ganarla. Ahora tendré la oportunidad de jugar la final. Son emociones que solo el fútbol te puede dar", explicó Moura, que el 19 de abril, por la Premier League, anotó frente a Huddersfield Town su primer hat-trick con la camiseta de Tottenham, a donde llegó procedente de Paris Saint Germán, a cambio de 28 millones de euros, en enero de 2018.

Este presente de ensueño le posibilita a Lucas Moura quitarse una espina, porque dos años atrás el brasilero fue parte del PSG que después de vapulear 4-0 a Barcelona en París recibió un sonoro cachetazo en el Camp Nou al perder por 6-1 y así dilapidar una oportunidad dorada de trascender en la Champions League. Cuando PSG reestructuró su plantel, la contratación de Neymar y del alemán Julian Draxler le quitaron protagonismo, vidriera.

"Me trataron como a una persona sin importancia; pasé de ser el segundo goleador, con una gran cantidad de asistencias, el futbolista con mayor cantidad de presencias, a quedarme sin jugar. No podía quedarme más tiempo en un lugar así, aunque tenía una gran relación con mis compañeros, en particular con los brasileños Dani Alves, Neymar, pero se acercaba el Mundial de Rusia y yo necesitaba jugar para intentar ser parte de la lista, una cita que finalmente no lo tuvo entre los asistentes. Con PSG ganó 16 títulos, entre Ligue1, Copa de Francia y Supercopa de Francia.

Aunque el dorsal señale Lucas, en sus inicios fue llamado Marcelinho, por el parecido físico con Marcelinho Carioca, escuela de fútbol en donde enseñó sus primeros dotes. Más tarde, Corinthians lo cobijó, aunque fue en Sao Pablo, a los 13 años, donde descubrió su lugar en Brasil; se consolidó y debutó en 2010, durante un interinato de Milton Cruz, que reemplazó en ese juego con Atlético Paranaense a Ricardo Gomes, el entrenador que lo subió al plantel profesional. En el Tricolor paulista obtuvo la Copa Sudamericana 2012, en la escandalosa final con Tigre, en el Morumbí; Lucas Moura abrió el camino de la victoria de un partido que se suspendió a los 45 minutos, cuando camino a los vestuarios se desataron los incidentes. Tras la conquista llegó el interés de PSG.

Tres goles para una remontada inolvidable: Lucas Moura hizo historia en Ámsterdam.
Tres goles para una remontada inolvidable: Lucas Moura hizo historia en Ámsterdam. Fuente: AP

"Estoy asqueado de no jugar, de no poder expresarme. Desde que llegué a París tenía una media de 50 partidos por temporada y aunque no era siempre titular podía aportar mi piedra para el edificio que se estaba construyendo", señaló Lucas Mouras, cuando aterrizó en Londres, la ciudad que le dio cobijo, lo arropó y lo relanzó para que el goleador que no tenía una papel protagónico en el reparto de Tottenham, esperara su turno para volver a brillar.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.