Marco Materazzi y una herida que no cierra: contó qué le duele de aquel cruce con Zinedine Zidane

El capitán del equipo de fútbol francés Zinedine Zidane golpea con su cabeza al defensor italiano Marco Materazzi durante el partido final de fútbol de la Copa Mundial 2006 entre Italia y Francia.
El capitán del equipo de fútbol francés Zinedine Zidane golpea con su cabeza al defensor italiano Marco Materazzi durante el partido final de fútbol de la Copa Mundial 2006 entre Italia y Francia. Fuente: Archivo - Crédito: afp
(0)
20 de abril de 2020  • 09:38

Un capítulo interminable. Una historia que siempre encuentra un nuevo giro para sumar a la leyenda. El incidente entre Zinedine Zidane y Marco Materazzi en la final de la Copa del Mundo de Alemania 2006 con el cabezazo del francés sobre el defensor italiano es una escena inolvidable y por eso sigue ofreciendo nuevas revelaciones. Y Materazzi, a pesar de haber quedado en la gloria porque ganar ese mundial, no puede sacarse el mal sabor de boca por aquel incidente. En un vivo de Instagram junto al cheff Davide Oldani, contó: "Zidane estaba protegido por los franceses y a mí mis propios compatriotas me aplastaron. Para mí no son verdaderos italianos", disparó el ex defensor de la azzurra.

No niega que existió una provocación y que eso provocó la reacción de Zindane, aunque a la distancia lo analiza como desmedido el acto posterior: "A Zidane le dije unas palabras estúpidas que no podían provocar tal reacción. En cualquier campo de Roma, Nápoles, Milán o París se escuchan cosas bastante peores -comentó-. Hablé de su hermana, pero no de su madre como he leído en algunos diarios. Mi madre murió cuando yo tenía 15 años, por lo que nunca habría caído tan bajo de insultar a su madre".

En la charla en Instagram insistió con la incomodad que le generó las críticas de su gente tras aquel cruce con Zidane: "Yo siempre he defendido los colores de Italia. Su crítica (la de la gente de su país) es lo que más me dolió después de esa Copa del Mundo. Esas personas deberían haber besado el suelo que pisé desde que marqué el gol del empate", dijo el ex futbolista.

Además, Materazzi contó que estuvo un largo tiempo muy molesto con Zidane, entrenador de Real Madrid, pero que tuvieron una oportunidad de resolver sus diferencias: "No hablamos durante casi dos años. En el 2008, después de la Eurocopa, tenía que casarme. Mi esposa me dijo que lo invitase. Lo llamé de vuelta. No podía venir a la noche, a la fiesta, pero me hizo feliz verlo llegar tarde por la mañana. Tomamos un aperitivo juntos, tuvimos una buena conversación y la vida comenzó de nuevo".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.