Messi o las dudas, el riesgo de un equipo despersonalizado