Mundial Rusia 2018. Un estallido que nació en la utilería: cómo vivieron los jugadores de la selección el triunfo de Nigeria

Higuaín y Lo Celso, bajo la atenta mirada del DT Sampaoli
Higuaín y Lo Celso, bajo la atenta mirada del DT Sampaoli Crédito: AFA
Andrés Eliceche
(0)
22 de junio de 2018  • 15:27

BRONNITSY, Rusia.- El plan del día se trastocó anoche, mientras el avión que trajo al plantel de la selección argentina de vuelta a esta ciudad carreteaba por la pista del aeropuerto de Nizhny Nóvgorod con la herida abierta por el 3-0 en contra. La decisión fue oportuna: lo que iba a ser un entrenamiento a las 18 de hoy se reprogramó para las 16.45, así todos podían ver el partido que al final de la tarde les devolvería algo de esperanza. "Dios tiene una razón. Para permitir que las cosas sucedan puede que nunca entendamos su sabiduría pero tenemos que confiar en su voluntad", escribió Cristian Ansaldi –el más creyente del grupo– antes de que Ahmed Musa se inventara dos golazos para Nigeria en la lejana Volgogrado. Entonces, solo, entonces, aparecerían los primeros suspiros de un viernes que se pareció a un electrocardiograma.

Resumen del partido Nigeria - Islandia en el Mundial de Rusia 2018

01:17
Video

¿Cómo siguieron los jugadores el Nigeria-Islandia que, con ironía, alguno definió como "la final del mundo"? Desparramados según sus ganas. La gran mayoría se quedó en el segundo piso del complejo del Bronnitsy Training Centre, donde están las habitaciones. Pero no había una hoja de ruta preestablecida, solo libertad de movimientos. Lo que era silencio desde anoche necesitó que se hicieran las 19.08 para que algo lo rompiera: la primera joya de Musa. Entonces, un estallido nació en la utilería, epicentro de reunión de varios jugadores aunque no los históricos. Sobrevino un efecto cadena por una curiosa razón técnica: en ese piso, la conexión satelital que trae la transmisión de los canales de la Argentina es más rápida. Así que el resto del edificio se fue contagiando de a poco hasta unirse en un grito de desahogo, después de tantas horas de pesar.

Mascherano y Tagliafico, la vieja y la nueva generación
Mascherano y Tagliafico, la vieja y la nueva generación Crédito: AFA

El mate y las galletitas eran el menú que acompañaba las imágenes que mostraban al Musa inspirador de ilusiones. "Se aflojaron, ahora el clima cambió", contaba alguien de la delegación que fue testigo de cómo las caras fueron mutando con los goles de Nigeria. Tanto que, tras el partido, algunos bajaron al primer piso, más animados, mientras charlaban sobre lo que acababa de pasar. Ahí andaban Gabriel Mercado , Marcos Acuña , Enzo Pérez y Willy Caballero, por ejemplo. El arquero, el más apuntado por su clamoroso error ante Croacia, también encontraba un motivo al cual asirse: ahora, la clasificación a octavos de final del Mundial Rusia 2018 se convirtió en un proyecto alcanzable. Aunque haya que trabajar mucho hasta el martes para darle forma a la idea.

¿Y Lionel Messi ? El capitán, igual que al día siguiente del empate ante Islandia, eligió el refugio de la habitación 221, que comparte con Sergio Agüero . Salvo su paso por el comedor para almorzar y por el gimnasio a la tarde, igual que el resto de los titulares, se mantuvo lejos de la vista de la mayoría. Esa que gritó con ganas el triunfo de Nigeria y de pronto cree que todavía se puede.

Es la hora de la cena. Los jugadores empiezan a aparecer en el comedor. ¿Son los mismos que almorzaron en silencio? Sí, pero no.

Mercado y las tareas regenerativas
Mercado y las tareas regenerativas Crédito: AFA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.