Nico González, el delantero que ascendió en Argentinos y Stuttgart, con las puertas abiertas en el seleccionado

Dos compañeros de Stuttgart abrazan a Nicolás González, autor de 14 goles en la campaña del ascenso a la Bundesliga
Dos compañeros de Stuttgart abrazan a Nicolás González, autor de 14 goles en la campaña del ascenso a la Bundesliga Crédito: @nicoivang19
Claudio Mauri
(0)
29 de junio de 2020  • 00:01

Con 22 años, Nicolás González ya tiene experiencia en haber ayudado decididamente a rescatar de las sombras de la segunda categoría a dos clubes que conocieron horas de más relumbre, con títulos en primera división y también en el campo internacional. En Argentinos Juniors hizo el gol del 1-0 ante Gimnasia de Jujuy que hace casi tres años valió el ascenso a la Superliga. "Lo tengo grabado. Fue a los 41 minutos y 59 segundos del segundo tiempo. Fue el más importante y lindo de mi carrera. Para superarlo voy a tener que hacer uno como el de Maradona a Inglaterra o algunos de los Messi desde la mitad de la cancha", expresó González hace algo más de un mes, en el programa radial Ataque Futbolero.

El festejo este domingo del plantel de Stuttgart por el ascenso

Este domingo no marcó, pero festejó el ascenso a la Bundesliga con Stuttgart, en una campaña que lo tuvo como el goleador del equipo, con 14 tantos en 27 partidos. Tras haber descendido hace una temporada con el club que obtuvo tres Bundesligas -la última, en 2007- ahora regresa a primera con un plantel que también integra el juvenil argentino Mateo Klimowicz (19 años). En la última fecha, Stuttgart perdió 3-1 ante Damstadt, pero se benefició de la derrota de Heidenheim 1846 ante el campeón Arminia Bielefeld.

El equipo que tiene el estadio a pocas cuadras del imponente museo de Mercedes Benz se aseguró la segunda plaza de ascenso. En la primera mitad del torneo fueron compañeros de González otros dos compatriotas: Santiago Ascacíbar, transferido en enero a Hertha Berlin, y Emiliano Insúa, que pasó al Los Angeles Galaxy de la MLS.

"Los extraño a los dos, pasábamos muchos momentos juntos. Me habían puesto el apodo Turbo porque en mis primeros partidos, por mi velocidad, un diario alemán me bautizó Speedy González. Pero no prendió el sobrenombre, me llaman Nico. Ahora quedó Mateo (Klimowicz), que es como mi hermano menor", expresó este extremo izquierdo, promovido por Gabriel Heinze en Argentinos, medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y con tres partidos en el seleccionado de Lionel Scaloni.

En su segunda temporada en el fútbol alemán, al que llegó en una transferencia por 8,5 millones de euros para Argentinos, González fue testigo en el cierre del torneo del retiro de Mario Gómez, delantero de 34 años, autor de 7 goles para el ascenso. "Era mi última misión para el Stuttgart. Siempre soñé con terminar mi carrera acá", dijo el centroatacante que convirtió 31 tantos para el seleccionado alemán -participó en el Mundial 2010- y baja el telón en el club en el que surgió y jugó durante siete años en dos etapas. Para González fue un referente en las dos temporadas que compartió: "Mario es un gran delantero y una persona muy positiva. Más de una vez me tranquilizó cuando me enojaba con un árbitro".

La patada por la que dice haber merecido "ir preso"

González es contactado periódicamente por Matías Manna, integrante del cuerpo técnico del seleccionado argentino, al que fue convocado mientras juega en segunda división, algo que no lo deja de sorprender. Es un agradecido a Fernando Batista por la oportunidad que dispuso en el seleccionado de los Juegos Panamericanos, aunque su debut no fue auspicioso: "Me expulsaron en el primer partido, contra Ecuador. Sin querer le pegué una patada en la cabeza al arquero. En el momento protesté, no me parecía justo, pero viendo después el video era para más que una tarjeta roja, era para meterme preso. Un papelón".

Con la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Lima

Ver esta publicación en Instagram

CAMPEONEEEEEEES! [R][R]??[R][R]

Una publicación compartida por Nico Gonzalez (@nicoigonzalez) el

Recibió citaciones de Scaloni para las últimas dos series de amistosos. Fue titular y disputó 70 minutos en el 6-1 a Ecuador, reemplazó a Ocampos en los 15 minutos finales del 1-0 a Brasil y disputó 11 minutos, en reemplazo de Paredes, en el 2-2 contra Uruguay, el último encuentro que disputó el seleccionado. Por primera vez tuvo cerca a Lionel Messi: "No lo podía creer. Uno de chico siempre sueña con jugar con él. En la concentración me pasaba algo raro: trataba de no mirarlo para que no se incomodara, pero a la vez no le quitaba la vista de encima". Acostumbrado a cubrir la franja izquierda como extremo, ofrece una alternativa que no abunda. En Stuttgart ocupa el puesto de carrilero en un esquema 3-5-2.

Titular con el N° 27 en el seleccionado argentino; el día del 6-1 a Ecuador en un amistoso
Titular con el N° 27 en el seleccionado argentino; el día del 6-1 a Ecuador en un amistoso Crédito: AFA

El fútbol alemán fue el primero de Europa en reanudar la actividad. "Volvimos a los entrenamientos el 7 de abril, en pequeños grupos. Nos hacen tres tests por semana. Nos sentimos tranquilos y seguros porque se tomaron todas las medidas", expresó González, que en la etapa de confinamiento estuvo acompañado por sus padres y su novia, en un tiempo que dice haber aprovechado para ver las cinco temporadas de Prison Break, jugar al Fortnite y a los dados. "Fue raro volver a jugar sin público, sobre todo porque de local van entre 48.000 y 50.000 personas", agregó.

Señala como fundamental el apoyo de sus padres y hermanos para progresar en una carrera que al principio le planteó muchas dudas y sacrificios. Abandonó la posibilidad de jugar en River y Platense porque no se sentía tenido en cuenta. Desde Escobar, ir a entrenar al predio de Argentinos en el Bajo Flores le insumía tres horas de ida y otras tantas de regreso entre trenes y colectivos.

Si bien es un agradecido a Argentinos ("Lo tiene todo. Se lo recomiendo a cualquier pibe que quiera empezar a jugar. Hay muy buenas personas, que te forman en lo humano y lo futbolístico"), también estuvo a punto de dejarlo: "Era muy cansador el viaje, además iba al colegio. Jugaba en el torneo de la liga, pero era suplente en el de la AFA, al igual que Alexis MacAllister. Uno empieza a decir ya está, para qué seguir , pero mi mamá y mi hermano no me dejaron que aflojase. Muchas veces hablo con Alexis y recordamos aquellas épocas. Tenía 14 años, viendo hacia atrás me parece increíble que siete después haya llegado a Europa". Para subir el escalón a la primera, Argentinos y Stuttgart encontraron en Nico González a alguien preparado para pelear desde abajo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.