Boca, con dos temas centrales: Izquierdoz no podrá jugar ante Libertad y Vergini tuvo que aclarar sus dichos

Izquierdoz, el día de su presentación
Izquierdoz, el día de su presentación Crédito: Prensa Boca
Franco Tossi
(0)
23 de julio de 2018  • 14:43

La semana del plantel de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, la última de su puesta a punto en Estados Unidos, comenzó con dos noticias centrales. Sí, que tiene como foco a dos zagueros del plantel: una pésima noticia que en Boca no se esperaban y otra que estuvo cerca de traer revuelo en el siempre convulsionado Mundo Boca. Por un lado, Carlos Izquierdoz , el refuerzo tan pedido por los Mellizos y que Daniel Angelici trajo para complacerlos y ganar la Copa Libertadores, justamente se perderá, en principio, los dos cruces ante Libertad de Paraguay por los octavos de final del certamen continental. Y por otro, Santiago Vergini dejó el país norteamericano y apareció esta mañana en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza con una bomba: "No sé por qué me tocó volver a mí, pero la realidad es que estoy acá".

El ex defensor de Lanús, en uno de los primeros contactos que tuvo con el presidente, le hizo saber que posiblemente estuviera inhabilitado para jugar el cruce de ida ante los paraguayos. ¿Por qué? En la edición de 2014, cuando todavía vestía la camiseta granate, lo expulsaron en el encuentro de vuelta de los cuartos de final ante Bolívar por un golpe en el abdomen a un rival, acaso el último encuentro que el Cali disputó por este torneo. En el xeneize, luego de las averiguaciones, creyeron dos cosas: que la sanción era de dos partidos y que los cuatro años que pasaron desde aquel suceso bastarían para dejarla sin efecto o, al menos, rebajarla. Pero…

El artículo 78 del reglamento de la Conmebol, que trata la prescripción de la sanción, habla de que las suspensiones que van de 2 a 6 encuentros quedaran nulas una vez transcurridos seis años del hecho. ¿Por qué, entonces, Izquierdoz pensaba que podía perderse solo la ida ante Libertad? Al pasar más de la mitad de los años requeridos (en 2017 se cumplieron tres años) para que la prohibición quede sin efecto, la misma se reduce a la mitad: en ese caso, Izquierdoz solo se perdería, como él sabía, la ida de los octavos de final. No obstante, esta mañana empezó a circular la información de que la suspensión, en realidad, es de cuatro partidos: con la reducción, el zaguero deberá cumplir dos fechas y así se perderá la serie completa ante los paraguayos. En Boca, igualmente, esperarán una notificación oficial por parte de la Conmebol.

Así, sin el jugador de 29 años, Guillermo probablemente acuda a la zaga que jugó el amistoso del último sábado ante Independiente Medellín: Paolo Goltz y Lisandro Magallán, una pareja que ya se conoce de sobra y que supo ser la ideal hasta el final del anterior semestre.

Porque, además, está el suceso de Vergini que deja un mensaje claro. El defensor volvió esta mañana al país con anterioridad al resto de sus compañeros, que aún siguen en el país norteamericano, y declaró no conocer los motivos de su vuelta repentina. No obstante, sus palabras fueron más de calentura que de desconcierto: él sabía muy bien por qué volvía.

No es una cuestión futbolística ni de indisciplina. Más bien, de logística: el miércoles, Boca jugará su último amistoso ante Colorado Rapids en Denver. Para el viaje, por un tema de lugares, solo podían viajar entre 17 y 18 futbolistas. Entonces, el Mellizo, cara a cara, le explicó al zaguero que lo mejor era que retornara al país junto a los juveniles citados al Sub 20 (Maroni, Almendra y Balerdi), otros futbolistas que no tenían lugar (Espinoza, Chicco y los arqueros Abadía y Bustillos) y empleados del club.

Lo que queda claro es que Vergini es prescindible para el cuerpo técnico, que hubiese preferido que llegara Gustavo Gómez para agrandar la lista de zagueros. Lo importante es que luego el Flaco aclaró el tema: "Tuve un viaje muy largo y estaba medio dormido. No hay ningún problema, Guillermo me dijo que era un tema de planificación. Nada más".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.