Quién es Robert "El Sicario" Rojas, el defensor paraguayo que llega a River: de cultivar en la chacra al Monumental

Robert Rojas está cerca de arribar a River: es zaguero central y tiene 22 años
Robert Rojas está cerca de arribar a River: es zaguero central y tiene 22 años Fuente: AFP - Crédito: Norberto Duarte
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
15 de enero de 2019  • 18:58

Le dicen "El Sicario", un apodo casi cinematográfico. Pero la vida de Robert Rojas tiene pocos reflectores y mucho barro. A comienzos de 2017, y luego de entrenarse con el plantel profesional durante el semestre anterior, el joven defensor paraguayo estaba juntando sus cosas para abandonar la pensión del club Guaraní y regresar a la chacra de su familia en Peguahomi -un pequeño pueblo en el departamento de Concepción, a casi 500 kilómetros al norte de Asunción-. La decisión estaba tomada luego de que le comentaran que el técnico Daniel Garnero no lo iba a tener en cuenta. Pero un llamado le cambió el rumbo: un dirigente le dijo que se hiciera los estudios médicos porque viajaba con el plantel profesional a la pretemporada. Hoy, a los 22 años, ya arma las valijas pero para emprender rumbo hacia Buenos Aires: mañana se hará la revisión médica y será el primer refuerzo de River.

Aquel 2017 en el que casi se trunca su anhelo de convertirse en futbolista profesional terminó siendo un sueño para Rojas: debutó el 3 de febrero en la primera división de Guaraní en la derrota por 3-2 con Libertad como visitante y se ganó la titularidad a fuerza de buenas actuaciones, con una férrea marca, un gran juego aéreo pese a medir 1,77 metros y versatilidad, ya que puede jugar como zaguero o lateral derecho.

River le comprará a Guaraní el 50% del pase de Rojas en una cifra superior al millón de dólares y le hará un contrato hasta junio de 2023. El defensor lleva 79 partidos y cinco goles en primera.

Campeón de la Copa Paraguay 2018, participó en las últimas dos Copas Libertadores con el equipo aurinegro (en la edición de 2017 disputó ambos partidos de octavos de final frente a River) y acumula 79 partidos en primera, con cinco goles y tan solo ocho amarillas y una expulsión. Además, en agosto de 2017 fue citado por el entrenador Francisco Arce para disputar los encuentros frente a Chile y Uruguay de las Eliminatorias del Mundial Rusia 2018, aunque no debutó.

Ofrecido en Núñez luego de que se frustrara el intento de Lanús de contratarlo (ofrecieron 750 mil dólares por el 50% del pase), la dirigencia millonaria le comprará ese mismo porcentaje del defensor paraguayo por una cifra superior al millón de dólares y así reforzará un sector necesario, a la espera de lo que sucederá con Jonatan Maidana y Luciano Lollo -ambos podrían emigrar- y con el chileno Paulo Díaz, luego de que se complicaran las negociaciones con Al Ahli de Arabia Saudita para sellar el préstamo. La llegada del central paraguayo se oficializará en las próximas horas y su contrato será por cuatro años y medio (hasta junio de 2023).

Sacrificio y trabajo, las palabras que describen a Rojas

Fuente: FotoBAIRES

"Ahora gano una platita, que le doy a mi mamá para que me guarde. Estoy jugando en primera y eso me pone contento, es lo que quería, quería hacer valer mi sacrificio". Las palabras de Rojas se remontan a mayo de 2017, en una de sus primeras entrevistas con ABC de Paraguay luego de debutar en primera división. Nacido el 30 de abril de 1996 en el seno de una familia humilde, el joven aprendió el oficio de su papá en la chacra de Peguahomi y lo ayudó hasta que terminó los estudios y se mudó a la capital a los 16 años.

Durante su infancia y adolescencia, además de jugar al fútbol en el club Belén, Rojas aprendió a trabajar con animales y a cultivar melón, zapallo, mandioca y sésamo, entre otras cosas que luego vendían. Y ahora siempre regresa en sus vacaciones para pasar tiempo con su familia y colaborar.

"Por suerte nunca me faltó nada. No estamos tan bien económicamente, pero gracias a Dios nunca me faltó nada. Mi papá hizo todo lo posible para darme todo, él es muy trabajador. Y en mi ciudad me tocó trabajar con mi papá en la chacra. En el interior todo es así, se trabaja mucho en la chacra. Ahora no pienso en un auto o esas cosas, no me hace falta. Si gano más platita, le doy todo a mi mamá, la ayudo allá en casa. Gracias a Dios tenemos una linda casa. Si es que le faltaba, le iba a construir una a mi mamá", contó el defensor en una nota con Diario Popular.

Más allá del negocio familiar, Rojas siempre tuvo en claro su deseo de ser futbolista: se armó su propio gimnasio con hierros desechados y tenía un arco de fútbol de madera en el fondo de su casa para jugar. Su vida cambió cuando Ricardo Zárate, un exjugador de Guaraní, comenzó a entrenar en Belén y a los 16 años lo llevó a una prueba en Olimpia en su primera visita a la capital Asunción.

¿Qué pasó? Pasó todas las instancias y Olimpia lo eligió, pero él extrañaba mucho a su familia y mintió para volver. "Agarré el teléfono, llame al profe y le dije que no me eligieron y que quería volver a mi ciudad, él fue comprensivo y me alentó diciendo: 'Vení nomás, ya vas a tener otra oportunidad, hay muchos clubes más, enfócate en el estudio y cuando termines vamos a probar de nuevo'. Eso me hizo sentir bien y volví a Belén a terminar la secundaria y empezar la universidad", contó Robert en ABC.

"Ya en mi pueblo, jugué como refuerzo de Horqueta y debuté en primera. Terminé el colegio y me dijo el profe que vuelva a probar. Ahora me doy cuenta de que cometí un error cuando le mentí la primera vez, pero estaba motivado a intentarlo otra vez. Vine a Guaraní, pasé la prueba y quedé en la Sub-18. Yo no me hallaba pero aún así me quedé. Al principio viví unos meses en Ypané -centro de entrenamiento del club- que fueron difíciles, no me sentía a gusto porque otra vez estaba solo, no tenía cómo comunicarme, no había muchas comunidades. Pero estaba determinado, cambió todo para mí, era otra realidad quedarme en Ypané. Después me trajeron a vivir en la pensión con los compañeros y ahí ya fui feliz", recordó el zaguero central que ahora está muy cerca de jugar en River.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.