Jugadores fuera del radar: Melgarejo, el refuerzo emblema de lo que quiere Diego Milito para Racing

Melgarejo pasó por Benfica, donde tuvo como compañeros a Aimar, Di maría y Gaitán, entre otros
Melgarejo pasó por Benfica, donde tuvo como compañeros a Aimar, Di maría y Gaitán, entre otros Crédito: Prensa/Racing
Nicolás Zuberman
(0)
27 de agosto de 2020  • 07:00

Lorenzo Melgarejo es un futbolista paraguayo de 30 años, con apenas un puñado de amistosos en su selección y con pasado en los siguientes clubes: 12 de Octubre, Olimpia, Independiente (Paraguay); Benfica, Pacos Ferreira (Portugal); Krasondar y Spartak Moscú (Rusia). Y es, también, el nuevo refuerzo de Racing, el segundo para la reanudación de la temporada, además del arquero Matías Ibáñez. Melgarejo es un jugador desconocido, incluso, para los futboleros más fanáticos. Su nombre llama la atención. Aunque no debería: es parte de la política de refuerzos que Racing intenta imponer a través de la secretaría técnica desde el desembarco de Diego Milito como director deportivo a fines de 2017. Alcanza con citar algunos casos: el venezolano Carlos Olses, el colombiano Mateo Casierra, el peruano Yuriel Celi o los argentinos Mateo García, Benjamín Garré y Francisco Feuillassier. Todos futbolistas que aparecían fuera del radar. En algunos casos terminaron en la mitad celeste y blanca de Avellaneda y, en otros, al menos estuvieron cerca de llegar.

Melgarejo es un jugador polifuncional, multifacético. Zurdo. En el 2009 debutó como delantero en 12 de Octubre, de Paraguay. Llamó la atención de Olimpia, que lo compró y lo prestó a Independiente, donde volvió a mostrar su mejor versión. Benfica, que en 2011 disfrutaba de los goles del también paraguayo Oscar Cardozo, compró el pase por un millón de dólares y lo cedió a préstamo al Pacos Ferreira, de Portugal. Como segundo punta, marcó 11 goles en 30 partidos. Por eso a la temporada siguiente Benfica decidió quedarse con él: compartió plantel con Aimar, Di María, Nicolás Gaitán, Ezequiel Garay y Enzo Pérez, entre otros.

El entrenador Jorge Jesús (DT del Flamengo campeón de la última Libertadores) lo ubicó como lateral izquierdo. Fue titular toda esa temporada 12/13: jugó los dos cruces de Champions contra el Barcelona y también la final de la Europa League, ante el Chelsea. En los siete años que pasó luego por el fútbol ruso, tanto en Krasnodar como en Spartak de Moscú, alternó como extremo derecho e izquierdo y a veces jugó como mediocampista externo con una línea de tres atrás. En la última citación de Eduardo Berizzo para los amistosos de finales del año pasado, integró la lista de la selección paraguaya y sumó algunos minutos en el triunfo por 1 a 0 ante Bulgaria.

Por las referencias que entregó la secretaría técnica y por su versatilidad, Beccacece, que desde enero pide por un extremo, le levantó el pulgar. Parece un jugador ideal para los distintos esquemas y los movimientos de piezas que ensaya el entrenador en un mismo partido. "Es un jugador polifuncional. Rápido. Inteligente. Con buen juego aéreo para la altura que tiene y con gol. Técnico. Puede ser extremo derecho, jugar detrás del punta o como extremo izquierdo. Y también puede ser lateral", lo describen en Racing, aunque advierten que no es un jugador para el uno contra uno, como puede ser Benjamín Garré.

Diego Milito y el presidente Víctor Blanco
Diego Milito y el presidente Víctor Blanco Crédito: Santiago Cichero/AFV

"Me encantaría jugar la Copa Libertadores con Racing. Me llamaron Milito y el entrenador. Se nota que es un club serio y grande de Sudamérica. Siempre tuve la ilusión de jugar en la Argentina", declaró la semana pasada, en Fox Sports. Melgarejo, que ya tiene todo arreglado con la Academia para llegar con el pase en su poder, demora su salida de Paraguay por los trámites que requiere el contexto mundial en esta pandemia, aseguran desde el club. Cuando logre llegar a Buenos Aires tendrá que cumplir con las dos semanas de cuarentena indicadas.

La llegada de Melgarejo es la decantación de los casi tres años de trabajo que lleva la secretaría técnica en la Academia. Desde que regresó como jugador en 2014, Milito pensaba en aplicar algo de la metodología que mamó en sus diez años en Europa en el club que lo formó. Con la intención de cambiar el tradicional rol pasivo de los clubes argentinos, con una mesa de fútbol de dirigentes que se guían por sus gustos futbolísticos, comentarios de conocidos o recomendaciones de representantes, buscó armar una estructura activa con cuatro scouts que revisaran las ligas sudamericanas, el ascenso y las inferiores argentinas para descubrir talentos y también seguir a los sudamericanos en Europa que puedan tener ganas de volver a su tierra. Se sabe: por el contexto económico y la cotización del dólar es cada vez más difícil que un futbolista llegue a un equipo argentino en el momento de mayor explosión. Por eso hay que agudizar la mirada y bajar el margen de error, dos de las líneas que impone Milito.

A través del big data, de las aplicaciones de scouting y de horas de mirar partidos de fútbol, la secretaría técnica sugiere nombres de algunas de esas ligas. Aunque el mayor mérito, suelen repetir, está en los jugadores que no llegaron. Damián Pérez (hoy en Sporting Gijón, de la segunda división de España), y Agustín Allione (suplente en Central Córdoba, de Santiago del Estero, la última temporada) son dos de los casos más claros. Los scouts peinan las ligas de Colombia, Chile, Paraguay, Uruguay, Venezuela y el ascenso argentino, además del torneo de Primera local y de la Libertadores. También siguen de cerca la Libertadores Sub 20 y los torneos juveniles sudamericanos en todas sus categorías. De esas carpetas que se cuentan de a miles -a los seis meses de trabajo la base de datos llegaba a los 437 futbolistas- surgen estos nombres que sorprenden. Como el de Melgarejo, al que Racing sigue desde mediados de 2018, cuando buscaba un lateral izquierdo. Para ese mercado, finalmente llegó el chileno Eugenio Mena. Pero la carpeta y el contacto con el paraguayo ya existía. Una vez que quedó libre del Spartak, de Moscú, sumado a la necesidad de Beccacece, todas las piezas encajaron.

En algunos casos, como ocurrió con Garré, son apuestas que dan frutos rápidamente. En otros, como el venezolano Olses o el colombiano Casierra, no terminan de cristalizar. Esta misma semana se puede sumar otro nombre llamativo al plantel de Beccacece: el del peruano Yuriel Celi, un zurdo de 18 años, capitán en las distintas categorías de las juveniles de Perú. Entre Racing y la Academia Cantolao hay acuerdo, pero la alta ficha que pidió cobrar el futbolista demora el pase. Si el peruano no llega, ocurrirá como con el cordobés Mateo García, que a los 23 años eligió continuar en Europa, o Feuillassier, que se quedó en el Real Madrid B. Son nombres que sonaron familiares durante algunos días para los hinchas de Racing, pero quizás nunca vean un partido de ellos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.