Revelación histórica: la polémica estrategia de Mourinho para arruinarle un título a Liverpool

"No seremos los payasos de la fiesta", avisó Mourinho y su Chelsea venció a Liverpool, que luego perdió la Premier League
"No seremos los payasos de la fiesta", avisó Mourinho y su Chelsea venció a Liverpool, que luego perdió la Premier League Fuente: AFP
(0)
29 de abril de 2020  • 16:00

Hace seis años, Anfield vivió una de las jornadas deportivas más tristes de toda su historia. La del 27 de abril de 2014 entre Liverpool y Chelsea por la 36° jornada de la Premier League parecía estar destinada a tener tintes de gloria para los locales. Pero José Mourinho tenía otros planes. Aquella tarde, en la primera de las últimas tres fechas que definían el campeón, los Diablos Rojos llegaban como líderes y un triunfo les permitiría enfilar el rumbo hacia el ansiado título que todavía le sigue siendo esquivo. Pero sucumbieron ante una cruda estrategia del equipo londinense. Y luego perdieron el campeonato a manos de Manchester City.

El recordado 2-0 de Chelsea como visitante dejó dos marcas que difícilmente se olvidarán. La primera fue el garrafal error de Steven Gerrard, que falló en el control de una pelota sencilla, se resbaló y le sirvió el primer gol a Demba Ba en el final del primer tiempo. Y la segunda, tras el gol de Willian en el cierre, fue el festejo alocado del entrenador portugués, que a partir de ese momento se ganó para siempre el odio de los aficionados de Liverpool, que acumulaba una racha de 11 victorias consecutivas y, tras el inesperado tropezón como local, perdió la cima y el título por el sprint final del Manchester City de Manuel Pellegrini.

"Quieren que seamos los payasos de este circo. Ellos son los campeones y quieren que seamos los payasos. Pero no seremos los payasos", le dijo Mourinho a su equipo antes del partido. Es que Chelsea, a pesar de que integraba el lote de los mejores tres ubicados en la Premier y todavía tenía chances matemáticas concretas de ser campeón, se encontraba definiendo las semifinales de la Champions League con Atlético de Madrid.

Ante esta situación, el DT optó por apostar al título continental y alineó suplentes en Anfield, al punto tal que Eden Hazard, Fernando Torres, John Terry y Petr Cech, figuras del plantel, no jugaron. Y, para poder dar el gran golpe, diseñó una insoportable estrategia que terminó generando una fuerte polémica en el fútbol ingles: su equipo desquició al Liverpool de Brendan Rodgers con pérdidas constantes de tiempo, un fuerte cerrojo defensivo a la espera de los errores del rival que puedan producir un contragolpe.

Recientemente, en una entrevista con la BBC, el exarquero Mark Schwarzer reveló que las órdenes de Mou fueron esenciales para ganar. "No hay que olvidar que tuvimos un partido de Champions League ante el Atlético de Madrid tres días después. Nunca pensé en jugar esos partidos, pero Cech se lesionó. Mourinho no quería que el Liverpool ganara. Ni él ni nuestro cuerpo técnico. No le fue bien esa semana, estaba enfermo y la rueda de prensa duró siete u ocho minutos. Dejó a algunos jugadores importantes en Londres y tuvimos lesiones. Ivanovic fue central y Kalas debutó en la Premier League", recordó el australiano.

Chelsea venció 2-0 al líder Liverpool y, a falta de dos jornadas para el final de la Premier 2013/2014, dejó abierta la puerta del título que luego conquistó Manchester City
Chelsea venció 2-0 al líder Liverpool y, a falta de dos jornadas para el final de la Premier 2013/2014, dejó abierta la puerta del título que luego conquistó Manchester City Fuente: Reuters

"Mourinho nos dijo que el secreto sería frustrar al Liverpool. Dijo que teníamos que irritarlos y que esta estrategia funcionaría porque abrirían espacios allí y tendríamos nuestras oportunidades. Me dijo que en cuando rodara la pelota perdiera tiempo, desde el primer minuto. Que fuera caminando y no corriendo. La afición y los jugadores se volvieron locos. Nunca había visto a Anfield así. Arruinamos su fiesta", agregó Schwarzer sobre la polémica estrategia.

Tras la victoria que le impidió a Liverpool ser campeón, Mourinho disparó en conferencia de prensa: "Mi equipo jugó de forma brillante. Todos los jugadores estuvieron magníficos. No hubo errores. Ha ganado el equipo que lo merecía. Naturalmente, mucha gente esperaba que viniéramos aquí y perdiéramos por tres, cuatro o cinco goles, como les ha pasado a otros. Muchos pensaban que era imposible lograr este resultado". Su equipo dio la talla, sacó adelante un partido crucial y el luso se ganó para siempre el odio de todo Anfield.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.