Revolución Sampaoli: por qué se convirtió en el DT de moda en Brasil

Fuente: AP - Crédito: Nelson Antoine
Federico Cornali
(0)
22 de febrero de 2019  • 23:59

SAN PABLO.– Parece que una de las frases que Jorge Sampaoli lleva tatuada en el brazo izquierdo se convirtió en su leitmotiv por estos días. "No escucho y sigo…" reza la canción de Callejeros, una de sus bandas de cabecera. Las playas de Santos y el centro de entrenamiento del Peixe parecen haberse convertido en su búnker, donde el casildense le da rienda suelta a sus pasiones y comienza adquirir otras nuevas, como el tenis de playa y el futevolei. Así, se quita el veneno de los dardos que le llovieron durante el último Mundial con la Argentina y, ajeno a la desconfianza de la prensa brasileña en el inicio de su mandato, comienza a darle forma a Santos.

No escucha y sigue. Se rehúsa a dar entrevistas particulares, pero casi nunca niega un autógrafo o una foto cuando algún fanático se lo encuentra practicando deportes playeros en el Canal 3, uno de los puntos más populares del litoral santista. "Está fascinado con la playa", contó un allegado al DT, que un par de semanas atrás abandonó el hotel donde se hospedaba, en el balneario de Gonzaga, para instalarse en un cómodo departamento.

Su adaptación a la ciudad costera del estado de San Pablo parece estar en su mejor etapa. El día empieza muy temprano para él, que llega al Centro de Entrenamientos Rei Pelé cerca de las 7 y recién abandona las instalaciones poco antes de las 17. En el medio, ordena al equipo con gestos ampulosos durante la práctica, se encierra para estudiar rivales, recorre las instalaciones para pensar en mejoras estructurales (ya pidió unos 200 mil pesos para invertir en reformas y equipos) e incendia los celulares de los dirigentes, que de a poco fueron cumpliéndole con algunos de los 30 nombres de refuerzos que presentó cuando llegó. El último fue el peruano Christian Cueva y en las próximas horas estaría sumándose Jorge, un lateral de Porto, de Portugal.

Tras la jornada laboral, Sampaoli suele dirigirse a la playa, donde toma clases de beach tenis, una mezcla de beach volley, tenis y bádminton. Y es habitué de los partidos de futevolei. A propósito, un video divulgado por Santos en sus redes sociales se convirtió en furor. En la grabación, el argentino demuestra buenas habilidades en la modalidad y se enfada por haber perdido el control de una pelota fácil. De fondo, como cortina musical, toca Wesley Safadao, uno de los cantantes más populares del país.

Decir que es el DT del momento en Brasil no es exagerado. Su estilo llama la atención, no solo en Santos. En el Campeonato Paulista lidera su grupo y es el que más puntos reúne en la tabla general. Además, tiene el ataque más efectivo, hilvanando goleadas como ante São Bento, 4-0, y Bragantino, 4-1. O la última, un 3-0 sobre Guaraní. Pero, sin dudas, su victoria más resonante fue en el clásico ante San Pablo, 2-0 en el estadio Pacaembú, lo que le abrió crédito para soportar una goleada en contra, 1-5 ante Ituano. Se oyeron algunas críticas, pero Sampaoli no escuchó y siguió.

Por la Copa de Brasil, Santos fue una aplanadora en el debut, ganándole por 7-1 al débil Altos, de la Serie D. En su debut en la Copa Sudamericana, empató en Uruguay, ante River, y prepara la revancha. Más allá de los resultados, en su mayoría goleadas ante equipos menores, lo que llama la atención entre la prensa y los torcedores, es cómo Sampaoli vive el juego, aún con el partido ya dominado. Quiere más, se irrita cuando, aún ganando 4-0, uno de sus laterales revolea una pelota en vez de intentar una asociación corta con los mediocampistas. Anota, grita, camina de un lado al otro, con pasos cortitos, y nunca deja que el cuello de su chomba se caiga.

En el vestuario, Sampaoli también parece tener aristas que no son propias del día a día del fútbol brasileño. Tras criticar a Vanderlei, arquero y referente del equipo, el DT reunió a todos sus jugadores para pedir disculpas con testigos. Además, una arenga del santafesino antes del clásico frente a San Pablo se convirtió en furor en las redes sociales. "Tenemos que jugar por esta gente, que se gastó los ahorros para venir a verlos a ustedes, jueguen por ellos", gritaba.

Días después del hasta ahora más resonante triunfo de Sampaoli en Brasil, la dirigencia le concedió un deseo. No fue precisamente un refuerzo sino un asado de confraternización, un encuentro que el técnico evaluó como "fundamental" para unir a un grupo que quiere pelear en varios frentes.

Quienes lo acompañan en el día a día dicen que el DT casi no duerme. No lo hace en las concentraciones, apenas si descansa en casa y tampoco pega un ojo durante los viajes. "Me vi casi toda la programación de Netflix", le dijo días atrás a un integrante de su cuerpo técnico, tras un largo viaje a Piauí, en el nordeste brasileño. Su serie por estos días es Trotsky, que cuenta la vida de uno de los líderes de la Revolución de Octubre de 1917, en Rusia.

En casa, además de series, Sampaoli consume la variada programación deportiva que ofrecen los canales especializados brasileños. Vive solo, su novia sigue en Chile y sus hijos en la Argentina. Estudia la posibilidad de ir poblando el amplio departamento en el que vive, y los primeros en llegar podrían ser sus perros.

Mientras tanto, además de su fama de "personaje playero" y "adicto al trabajo", quienes conviven con el DT dicen que es obsesivo con el gimnasio. Siempre que su agenda se lo permite se ejercita, aunque sea una hora. Corre, cuando puede. Usa las máquinas, por momentos, mientras aprovecha para leer. Eso, cuando no se irrita por un punto perdido en algún deporte playero.

En Santos están esperanzados con una historia que por ahora camina a paso firme. Se habla de la "Revolución Sampaoli", confían en el casildense como el entrenador que llevará nuevamente al Peixe a tiro de los títulos y, sobre todo, pondrá en la cancha a un equipo acorde con la historia del club que siempre tuvo como prioridad el ataque, desde antes de Pelé. "Sienta en la piel esa intensidad", decía la promoción de la camiseta de entrenamiento de Sampaoli, que se vende en las tiendas de Santos y San Pablo, con el nombre del DT bordado. El tiempo dirá hacia dónde van juntos, club y entrenador, con esa forma frenética de vivir el día a día.

Sin documentos

Tras el último congreso técnico de la Confederación Brasileña de Fútbol, donde se evaluaron los perfiles de los técnicos que estarán en el comienzo del Campeonato Brasileño, se dio a conocer que Cuca, nuevo DT de San Pablo, y Sampaoli, son los únicos entrenadores que no tienen la licencia requerida para dirigir equipos de primera división. Sin embargo, ambos recibirán un permiso especial: Cuca no pudo hacer el curso por problemas de salud y Sampaoli llegó desde el exterior, sin tiempo para matricularse.

Otro clásico a la vista

El Santos de Sampaoli disputará un nuevo clásico por el Campeonato Paulista, este sábado ante Palmeiras, en el estadio Allianz Parque. Pensando en el partido de vuelta de la Copa Sudamericana, como local ante River, de Uruguay, el DT argentino alineará un equipo mixto, en el cual podría destacarse la presencia del peruano Cueva desde el inicio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.