River-Argentino de Merlo, Copa Argentina: el equipo de Gallardo goleó en Salta y avanza

River goleó y sigue adelante en la Copa Argentina
River goleó y sigue adelante en la Copa Argentina Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
17 de abril de 2019  • 21:08

La Copa Argentina es cada vez más exigente por lo que las sorpresas ya dejaron de ser tan sorprendentes. Sin importar la categoría, los cruces se emparejan año a año. Y anoche lo sufrió River, que luchó mucho más de lo imaginado y debió trabajar arduamente para lograr la victoria 3-0 sobre Argentino de Merlo para avanzar a los 16vos de final.

Los goles de Rafael Borré y Matías Suárez -doblete- concretaron el triunfo en el partido número 250 de Marcelo Gallardo como DT, justo en Salta, el mismo escenario del debut (empate 0-0 ante Ferro y triunfo 6-5 por penales el 27 de julio de 2014 por los 16vos de final de la Copa Argentina). Pero el actual líder de la Primera D, que lleva 11 puntos de ventaja sobre su escolta Real Pilar con cuatro partidos restantes, lo puso en serios aprietos.

Borré anotó el 1-0

Entusiasta, lejos de acorralarse en su propio campo, el conjunto de Merlo salió decidido a presionar alto para tapar la salida a River, atacar a espaldas de los laterales, marcar hombre a hombre e intentar cortar los caminos replegándose rápido. Y hasta tuvo a los dos minutos una situación clarísima: Enzo Pérez perdió en un córner a Cristian Barrios, quien cabeceó en soledad en el área chica pero la pelota se fue muy desviada.

Así, Gallardo debió estar en constante acción, dando indicaciones para reacomodar piezas y mantener alerta a todo el equipo, que se vio sorprendido por el planteo del rival. Y hasta tuvo que actuar antes del inicio: Fabrizio Angileri sufrió un broncoespasmo en la entrada en calor, y Camilo Mayada jugó en su lugar como lateral izquierdo.

Suárez, el 2-0 para River

Errático e inconexo, al Millonario le costó demasiado asociar sus líneas y llegar con claridad al área rival. La muestra más clara fueron las oportunidades de gol que tuvo: un remate de media distancia desviado de Enzo Pérez, un tiro libre de Nicolás De La Cruz y un remate forzado por encima del arquero de Matías Suárez luego de que Lucas Pratto pivoteara con la cabeza.

La tónica tampoco no cambió demasiado en el segundo tiempo y tanto Gallardo como su ayudante Matías Biscay no ocultaron sus caras de bronca. Sin parar de mover su lapicera, entre sus dedos y su boca, el DT renovó energías con el banco de suplentes y los cambios terminaron siendo la llave del partido, con la recuperación de dos pilares fundamentales: Exequiel Palacios, quien volvió a jugar tras sufrir la fractura proximal de peroné derecho el 10 de febrero en el 2-0 a Racing, y Rafael Borré, quien volvió a convertir tras 10 juegos sin anotar (no marcaba desde el 3 de febrero en el triunfo 2-1 sobre Vélez).

Suárez, el 3-0 definitivo

Palacios entró por Bruno Zuculini y le brindó más compañía a Nacho Fernández, el jugador más dinámico, preciso y atrevido en un partido que fue más cerrado de lo imaginado. Mientras que Borré, quien ingresó por Pratto, terminó rompiendo el cerrojo defensivo: estampó el 1-0 a los 24 minutos del segundo tiempo con un derechazo casi sin ángulo; y asistió a los 33 a Matías Suárez con un gran centro al segundo palo que el ex Belgrano conectó con su zurda. Luego, en el cierre del juego, Suárez concretó el 3-0 eludiendo al arquero con una gran asistencia del colombiano para marcar su sexto festejo en 14 juegos.

Con un Argentino de Merlo que sufrió la falta de resto físico, la pelota fue propiedad exclusiva de River en los últimos 30 minutos. Y, más allá de que le faltó claridad en la puntada final, lo buscó de todas las maneras posibles: sucesión de toques hasta llegar al área, remates de larga y media distancia, tiros libres, córners, paredes y cambios de frente desde la defensa a los delanteros. Hasta que el primer gol terminó aportándole tranquilidad para evitar los penales.

Las imágenes de los festejos del Muñeco, sin sonrisas ni gritos, fueron tan claras como sus indicaciones durante los 90 minutos. Autocrítico y exigente como pocos, Gallardo sabe más que nadie que el triunfo deja más para pensar y rever que para festejar, más allá del abultado final.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.