River y el conflicto de la barrabrava: en medio de la tensión, hubo calma en el Monumental ante Vélez

Los hinchas de River piden por los detenidos en Lanús
Los hinchas de River piden por los detenidos en Lanús Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
23 de septiembre de 2019  • 00:01

Se viven momentos agitados en el mundo River. A ocho días del primer superclásico frente a Boca por las semifinales de la Copa Libertadores, el reciente conflicto interno de la barrabrava sigue sumando capítulos. Ayer al mediodía, la Policía bonaerense detuvo a diez integrantes de la barra oficial "Los Borrachos del Tablón" con armas y droga en su poder, luego de 28 allanamientos en domicilios del Sur del conurbano antes del duelo con Vélez. Pero, a contracara de lo que fue la crítica jornada del miércoles pasado en Lanús, la tarde noche en el Monumental se vivió con mucha tranquilidad.

Las detenciones se dieron en el marco del operativo realizado por el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y, según la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), los barras estaban acopiando armas de fuego para enfrentarse con la facción disidente "la banda del Oeste", que en el partido con Godoy Cruz por la Copa Argentina en Lanús, regresó a la cancha y ocupó el centro de la popular local.

Además del intento de emboscada desactivado, también habían realizado amenazas al presidente Rodolfo D'Onofrio, por lo que en Núñez se venía viviendo un clima candente, hasta con mayor presencia policial durante la semana. Pese a eso, llegó la hora del partido y nada extraño ocurrió.

El cachéo en la entrada al estadio
El cachéo en la entrada al estadio Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Según pudo saber LA NACION, el operativo fue el habitual al que se suele realizar: hubo alrededor de 950 efectivos policiales de la Ciudad, agentes de prevención y cadetes de la Policía, aunque se hizo hincapié en los ingresos de las populares Sívori y Centenario Altas.

Luego, todo se dio como cada fin de semana, con exhaustivos cacheos y controles en tres cordones y vallados, repartidos entre Policía y seguridad privada. ¿Qué tareas realizan? Comprobar la autenticidad de las entradas, la habilitación para ingresar a espectáculos deportivos (se escanea el DNI a través del programa Tribuna Segura) y la coincidencia del nombre impreso en el ticket (todos son nominados) con el documento.

Pese a los diferentes requerimientos, los accesos fueron dinámicos desde la apertura de puertas a las 17.15, poco menos de tres horas antes del inicio del juego, por lo que no hubo inconvenientes, demoras ni reclamos. Eso sí, en el centro de la Sívori Alta, sector de los "Los Borrachos del Tablón", volvió a quedar el espacio vacío. Y enfrente, en la Centenario Alta, donde suelen estar los disidentes, tampoco hubo presencias visibles.

La imagen ya es habitual en el año, tras el escándalo de la reventa de entradas que estalló antes de la fallida final de la Copa Libertadores de noviembre pasado. Aquel hecho derivó en 284 derechos de admisión impuestos a la barra y el líder Héctor "Caverna" Godoy salió de la escena luego de que le encontraran 300 entradas y más de siete millones de pesos en su casa.

Crédito: Aprevide

Así, Sergio Alejandro "El Gordo Ale" Medina quedó como cabecilla de "los Borrachos del Tablón" y ayer volvió a ser detenido junto con su hijo Brian, mientras se allanaban sus domicilios de la localidad de Ingeniero Budge. Ambos estaban entre los 51 integrantes de la facción de Budge que fueron apresados el miércoles pasado en Lanús por tenencia de armas, facas, cuchillos y alcohol a metros del estadio (planeaban emboscar a la barra disidente), pero fueron liberados tan solo horas más tarde.

De acuerdo al comunicado de Aprevide, los diez barras detenidos tenían 13 armas de fuego (una de ellas con el grabado de la Policía Federal Argentina) y 123 cartuchos de diversos calibres, además de 25 envoltorios de cocaína y cuatro de marihuana, una balanza de precisión, cuatro teléfonos celulares, banderas, paraguas, camisetas, camperas, gorras y bombos, todo con la clásica inscripción "los Borrachos del Tablón".

De los 28 allanamientos, 14 fueron en Ingeniero Budge, pero también hubo en las localidades de Lanús, Lomas de Zamora, Avellaneda, Villa Adelina y Monte Grande. La causa fue caratulada como "tenencia ilegal de arma de guerra, tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil condicional sin la debida autorización, supresión de numeración de objeto registrable, tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, encubrimiento, robo, acopio ilegal de munición de arma de guerra" e interviene la UFI 2 de Lanús a cargo del doctor Jorge Grieco.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Justicia y comparecerán hoy por la mañana. Mientras tanto, la interna de los barras se agudiza y la pelea por el poder continúa, a tan solo días de un superclásico que, desde su óptica, es un negocio millonario que nadie se quiere perder.

Crédito: Aprevide

Sin banderas y protesta por los hinchas detenidos en Lanús:

La mayor particularidad de la noche en River ante Vélez se dio en el inicio del segundo tiempo: se quitaron la gran mayoría de las banderas en protesta por los diez hinchas que siguen detenidos en la comisaría segunda de Lanús tras los incidentes del miércoles pasado. Solo quedaron cuatro banderas en las cabeceras Sívori y Centenario bajas: "Libertad a los socios de River presos en Lanús".

En la previa, se vieron algunas banderas dadas vueltas, ya que ese era el plan inicial que se gestionó en redes sociales, pero finalmente no se pudo realizar por un impedimento policial. Así, la decisión fue quitar todo durante el entretiempo. Los diez hinchas fueron detenidos en medio de la represión en los ingresos al partido con Godoy Cruz por Copa Argentina y se les señala el delito de "lesiones agravadas y desobediencia" por provocar una supuesta avalancha y producirles fracturas en dos dedos a una mujer.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.