River y la pelota parada: la marca que el equipo de Gallardo alcanzó tras 6 años

La pelota parada: un dolor de cabeza en contra y una fortaleza en ataque para River
La pelota parada: un dolor de cabeza en contra y una fortaleza en ataque para River Crédito: Marcelo Manera / POOL ARGRA
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
30 de noviembre de 2020  • 16:05

Una de las viejas falencias más marcadas de River durante 2020 sigue siendo el juego aéreo en contra. Más allá de que sostiene su clásico y potente vendaval ofensivo, el equipo de Marcelo Gallardo sufre cuando lo atacan por arriba o a través de un córner o un tiro libre y en diversas oportunidades debió ser salvado por las figuras de sus arqueros Franco Armani y Enrique Bologna. Pero, ahora, logró paliar en parte ese déficit con la contundencia en el arco rival: sus últimos cinco goles consecutivos fueron en jugadas de pelota parada. De los problemas en defensa pasó a la fortaleza en ataque.

En sus últimos tres juegos, River festejó con cinco cabezazos en fila: Ignacio Fernández (tiro libre) y Robert Rojas (tiro libre) en el 2-0 sobre Banfield; Paulo Díaz (córner) en el 1-1 con Athletico Paranaense; y Rojas (córner) y Damián Martínez (tiro libre) en contra en el 2-0 a Rosario Central. Con esta irrupción goleadora en el aire, un 31% de los goles del Millonario después del parate por la pandemia llegaron con pelota parada: son 7 de 22 al sumar los de Rafael Borré frente a Liga de Quito (3-0) y Banfield (1-3).

Así, en estos últimos tres partidos, el equipo de Marcelo Gallardo logró superar una racha que no conseguía desde hace seis años: la última vez que había marcado al menos tres goles de cabeza en fila había sido el 27 de agosto de 2014 en el inicio del ciclo del DT en la goleada por 3-0 sobre Defensa y Justicia. Aquella noche en el Monumental, Carlos Sánchez en dos oportunidades y Teófilo Gutiérrez lograron las anotaciones.

Paulo Díaz marcó en un córner el agónico empate con Paranaense en Brasil
Paulo Díaz marcó en un córner el agónico empate con Paranaense en Brasil Fuente: AP

No solo eso, sino que potenció sus números para casi duplicar la efectividad en el área rival en comparación con los problemas en el área propia: a lo largo de 2020, marcó nueve goles de pelota parada (se suman los dos de Rojas frente a Unión y Binacional en la primera parte del año) y recibió cinco. En total, de los 15 tantos que le marcaron a River en 2020, siete fueron de cabeza: cinco se dieron en pelotas detenidas y otros dos fueron a partir de centros en jugadas. Además, tres se dieron en contra, otros dos con centros (definiciones con el pie), dos de penal y uno con un remate de media distancia.

"Venimos haciendo goles manejando la pelota parada y con una buena propuesta área. A veces se da, a veces no se da. No es algo que me vuelva loco. Pero me gusta más fijarme en lo que hacemos en el juego. Después, manejamos la posibilidad de que no nos conviertan porque hay que defender bien para que no te hagan goles. Y también cuando generás tanto, tenés tantos córners a favor y no podés concretar, como que pasa desapercibido. Pero tenemos peligro por arriba", explicó Gallardo en Brasil tras el empate con Paranaense.

Venimos haciendo goles manejando la pelota parada. Pero no es algo que me vuelva loco. Me gusta más fijarme en lo que hacemos en el juego
Marcelo Gallardo

Tiempo atrás, en febrero de 2019, el técnico millonario ya había dejado en claro cuál era su postura acerca del rol que le daba a la pelota detenida. "Fuimos campeones de América sufriendo la pelota parada. Si bien nos ocupa, porque tenemos que achicar el margen de error, también debemos ocuparnos en otras cosas. A todos los equipos del fútbol argentino le hacen goles de pelota parada. Y le damos prioridad a otras cosas: a jugadores con mayor calidad técnica, con mayor capacidad mental", analizó el Muñeco aquella vez. "No es nuestra idea el tomar a la pelota parada como algo que no nos deje dormir. No hay que generar una psicosis. Si te hacen goles de pelota parada, tenés que hacer méritos para meter más goles que el rival. Si no, no vas a poder ganar un partido o un campeonato".

River sigue firme, logró potenciar su imagen con el equipo alternativo en el campeonato local y ahora consiguió aferrarse a una antigua arma antes de definir su serie de los octavos de final de la Copa Libertadores. La pelota parada quizás le hace doler la cabeza, pero ahora también le ofrece nuevas y mayores variantes.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.