River: respeto frente a la serie con Racing por la Copa Libertadores, pero también mucha confianza

Gustavo Yarroch
(0)
5 de junio de 2018  • 12:46

Sin buscarlo deliberadamente, terminaron dando un mensaje ganador, de confianza absoluta. Después del sorteo de los octavos de final, los cuatro dirigentes de River que viajaron a Paraguay (Jorge Brito, Ignacio Villarroel, Ignacio Amui y Adrián Varela) compartieron una cena con Nelson Cuevas, Pipino, referente ineludible de una de las victorias históricas más recordadas ante Racing, el rival que le tocó en suerte al conjunto de Marcelo Gallardo en la Copa Libertadores . En 2002, el paraguayo anotó sobre la hora un gol que provocó un temblor en el Monumental: con el resultado 0 a 0, después de la expulsión de Angel Comizzo que hizo que Martín Demichelis terminara como arquero, y luego también de un tiro libre mal ejecutado por Claudio Ubeda con el defensor de River custodiando los tres palos de su arco, Cuevas corrió desde la mitad de la cancha con la pelota dominada y ni siquiera una patada tipo taekwondo de Gustavo Campagnuolo logró frenarlo. Fue 1 a 0, triunfo del River de Ramón Díaz y paso clave hacia un nuevo título local.

En Luque, cerquita de Asunción, las caras sonrientes de los dirigentes de River junto al exdelantero resumieron una parte de las sensaciones que tienen en Núñez de cara a la reanudación de la Libertadores: confianza absoluta en el equipo. Lo que no dejaron ver esas sonrisas es el respeto que también les genera el rival: todos saben que el Racing de Eduardo Coudet fue uno de los equipos que mejor fútbol desplegó durante buenos tramos del primer semestre del año.

"Sabemos que va a ser una serie difícil, pero creo que ellos deben estar más preocupados que confiados", afirmó el martes por la mañana, pidiendo reserva de su nombre, un importante dirigente de River. Con el plantel de vacaciones hasta el 20 de este mes, las voces que se escucharon para manifestar el optimismo fueron dirigenciales. Por caso, el vicepresidente primero, Jorge Brito, y Eduardo Barrionuevo, integrante del Consejo de Fútbol, hablaron en River en La Uno, por radio Cadena Uno. Y los dos le restaron trascendencia a la estadística que indica que Racing está invicto ante River en los seis enfrentamientos que jugaron por la Copa Libertadores, con cuatro empates y dos victorias para el conjunto de Avellaneda. "No les suelo dar demasiada importancia a las estadísticas. Soy de guiarme más por el presente de los equipos y este River me inspira mucha confianza. Tenemos un gran plantel y un entrenador que es de los mejores del mundo", afirmó Brito. Barrionuevo, por su parte, señaló: "Las rachas negativas están para ser quebradas y ojalá que pase eso cuando enfrentemos a Racing en agosto. Sabíamos en la previa que cualquier rival iba a ser complicado por la calidad de los equipos que juegan la Copa, por eso tomamos con naturalidad el hecho de que Racing sea el rival".

Antes del sorteo, en el cuerpo técnico de River y también entre los integrantes del plantel reconocían por lo bajo que lo ideal era evitar a alguno de los cinco equipos argentinos que también se clasificaron para los octavos de final: Boca, Independiente, Racing, Estudiantes de La Plata y Atlético Tucumán. Y ponían a Colo Colo, Cerro Porteño y Flamengo, en ese orden, como los adversarios que preferían que les tocara en el sorteo. Salió Racing, y en River ya miran la serie como otra chance que tendrá Gallardo, especialista en quebrar rachas adversas, para seguir haciendo historia en el club.

Desde que el Muñeco asumió a mediados de 2014, el equipo ganó la Sudamericana de ese año, el primer título internacional para el club en 17 temporadas; obtuvo la Libertadores 2015 tras 19 años; y protagonizó tres hitos que pusieron al técnico en el Olimpo de los ídolos del club: las alegrías coperas ante Boca en la Sudamericana 2014, la Libertadores 2015 y la Supercopa Argentina de este año, que para los hinchas millonarios tuvieron el significado de una redención histórica.

La baja en Racing de Lautaro Martínez, transferido al Inter, de Italia, es una circunstancia que en River genera tan buenas sensaciones como el récord positivo de Gallardo en definiciones mano a mano a nivel internacional y nacional: ganó 33 y perdió ocho. Saben que el juvenil es uno de esos delanteros capaces de ganar un partido por sí solos, aunque no pierden de vista que Racing cuenta con otro futbolista muy desequilibrante como Ricardo Centurión, el hombre a anular por Gallardo cuando se enfrenten en el choque de ida, entre el 7 y el 9 de agosto en el Cilindro de Avellaneda, y en la revancha, entre el 28 y el 30 de ese mes, en el Monumental.

El único duelo oficial entre el River de Gallardo y el Racing del Chacho Coudet fue el 8 de abril de este año, por la Superliga, y el conjunto millonario se impuso 2 a 0 en condición de visitante, con goles del colombiano Rafael Borré y de Exequiel Palacios en los últimos 13 minutos del partido. Si del juego de aquel cotejo se habla, Racing resultó superior durante buena parte del desarrollo, al punto de que la figura del clásico fue Franco Armani, la pesadilla de Coudet desde sus tiempos como DT de Rosario Central y del arquero representando a Atlético Nacional de Medellín.

En River le tienen respeto a Racing, pero también manda la confianza. Si Brito, uno de los vicepresidentes, hasta se animó a soltar una chicana contra Boca, el clásico rival, al que solo podrían enfrentar en una eventual final. "Ojalá que nos enfrentemos contra Boca en la final de la Copa. A los hinchas de River nos encantaría. A los de Boca, no sé".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.