River y un éxito que alimenta su doble sueño

Con gol de Alario superó 1-0 a Arsenal y se clasificó a los 4tos de final, donde jugará con Unión; el objetivo de la Libertadores, intacto
Enrique Merenda
(0)
23 de septiembre de 2016  

El salto de Alario, pura plasticidad: el goleador volvió a marcar y River festejó
El salto de Alario, pura plasticidad: el goleador volvió a marcar y River festejó Fuente: Telam

SAN JUAN.- El resultado no admite discusiones. River ejecutó lo que el libreto le pedía. No tuvo el brillo de otras noches, pero se quitó de encima a Arsenal , un rival siempre incómodo y que tenía una racha positiva en los mata-mata frente a los millonarios, aunque en certámenes internacionales. La Copa Argentina es la última llave que tiene a mano el equipo que conduce Gallardo para clasificarse a la Copa Libertadores 2017, y por esa razón el técnico dispuso del once ideal para saltar a los 4tos de final, donde se medirá con Unión, de Santa Fe. El 1-0 resultó suficiente para festejar, sostener el invicto en el semestre y embolsar un cheque por 936.000 pesos.

Las pautas de juego se conocían desde el inicio, no había demasiado para esconder. El potencial y el presente de los equipos son desiguales y esa ausencia de equivalencias se reflejó en el campo. Que el peso lo debía cargar River no era un secreto y la responsabilidad no lo incomodó, porque es una estructura acostumbrada a marcar el ritmo y que tiene a los intérpretes para desarrollar esa partitura. Pero le costó un tiempo encontrar los espacios y acelerar. Sin esas virtudes, careció de continuidad y así no desordenaba a Arsenal, que como era previsible fue un conjunto rocoso, que se propuso no dejarle la pelota limpia. River debía ser paciente y metódico para lastimar; el rival, en cambio, se jugaba un pleno a una réplica o a una desatención para provocar riesgo sobre el arco de Batalla .

Un pase atrás de D'Alessandro en su intento de limpiar la jugada, habilitó a Julio Rodríguez, la única pieza de punta que dispuso Arsenal, pero la reacción del arquero resultó más rápida y desarticuló el peligro. Estaba alerta el equipo de Sarandí, que tomó adelantado y a contrapié a la defensa de River, luego de una mala entrega de Moreira ; Fragapane no le puso el moño a su corrida y el peligro se desvaneció. De a poco se fue desperezando River: un remate de D'Alessandro, después de buscar su perfil, fue una alerta. Un cabezazo de Alario -en la mejor acción colectiva del partido- y una jugada preparada de pelota parada que resolvió Nacho Fernández y de la que intervinieron D'Alessandro y Driussi , encontró formidables respuestas de Pellegrino, un arquero formado en las divisiones inferiores de Núñez.

Con esas atajadas, el guardavalla se levantaba como una barrera infranqueable, pero la construcción de esa pared se desmoronó en el arranque del segundo tiempo. En una acción que no parecía conllevar peligro, Pellegrino perdió la pelota, después de un centro de Fernández y ahí estaba Alario, refrendando los elogios que tuvo días atrás Bauza, el técnico de la selección, quien señaló que "es el futuro"; la respuesta del goleador fue sencilla pero contundente y mandó la pelota a la red.

El gol lo bloqueó por algunos minutos a Arsenal, que antes de recibir el golpe había generado dos situaciones de riesgo. Pero el ecuatoriano Mina tapó el disparo de Fragapane y levantó a los hinchas, que le prodigan elogios y le reconocen el esfuerzo, y también la fortaleza física.

Cuando River presionó, Arsenal se sintió intranquilo. Se reflejó cuando Driussi, que tiene un menor lucimiento individual aunque su función hace crecer el juego colectivo, apuró a Bellocq y los millonarios armaron un ataque rápido: el remate de Fernández se estrelló en el poste.

Las respuestas que el entrenador Rondina buscó en el banco de suplentes no le cambió la ecuación a Arsenal, que promediando el segundo tiempo ya se exhibía con ímpetu pero sin claridad para dar el zarpazo y llevar la definición a una tanda de penales. Enfrente, River, sin ser avasallante, hacía tambalear a Pellegrino, como cuando Alario estremeció el travesaño. Y aunque no fue su mejor función se llevó lo que vino a buscar: el triunfo, para soñar con la Copa Libertadores del año próximo.

Alario siempre quiere más: "Creo que podría haber hecho otro gol"

Lucas Alario fue otra vez la carta de gol de River. El autor de otro festejo importante para el equipo que conduce Marcelo Gallardo. Sin embargo, como buen goleador de raza, no quedó conforme con su actuación.

"Por suerte pude volver a convertir y a ayudar al equipo, pero tuve 4 o 5 situaciones claras. Fueron varias las oportunidades que desaproveché. Me pasó algo similar con Estudiantes, de San Luis, y ellos después nos empataron cerca del final, aunque luego les ganamos. No me voy con bronca, pero creo que algún otro gol podría haber hecho", lamentó el delantero, que ya tiene asegurado un lugar en la próxima lista del seleccionado argentino, rumbo a la doble fecha de octubre, de las eliminatorias sudamericanas rumbo a Rusia 2018.

"Arsenal fue un rival complicado. Nos planteó un partido muy duro, y por suerte pudimos superarlo. Sabíamos que para avanzar en la Copa teníamos que jugar al 100 por ciento. Por momentos lo logramos, y en otros no".

Por el pase a cuartos, River recibió un cheque simbólico por 936.000 pesos. El próximo peldaño del equipo millonario en la Copa Argentina, aún sin sede ni fecha definidas, será contra Unión de Santa Fe, que dejó en el camino a Estudiantes de La Plata.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.