Rodeado de amigos, Sebastián Battaglia se despide del fútbol en la Bombonera