Central se lo empató a Lanús y mantuvo el invicto, pero no alcanzó la punta

A ocho minutos del final, Marco Ruben, de penal, puso el definitivo 1 a 1; Junior Benítez había abierto el marcador
Argentina Primera (Anual) Fase de grupos
  • P
Rosario Central

Rosario Central

  • P
Lanús

Lanús

A ocho minutos del final, Marco Ruben, de penal, puso el definitivo 1 a 1; Junior Benítez había abierto el marcador
Pablo Casazza
(0)
23 de mayo de 2015  • 22:25

Central y Lanús empataron en Rosario
Central y Lanús empataron en Rosario Fuente: FotoBAIRES

ROSARIO.- Gris plomizo. Así la tarde en Arroyito, así el juego de Central. Es un equipo bravo el rosarino, ya lo demostró en buena parte del torneo. Pero hoy, no; fue un equipo atolondrado, difuso y desorientado. Sí, no deja de buscar, pero eso solo no alcanza. Mantiene el invicto, una virtud sin dudas, pero eso, tras algunas dudas, no siempre significa solidez.

Lanús, en una versión mejorada, con actitud desafiante, llegó a Rosario a llevarse un premio mayor y en gran parte del partido tuvo en sus manos la victoria. La falta de precisión en algunas definiciones, la gran tarde de Caranta y la mala actuación de Patricio Loustau lo privaron de un triunfo que habría cotizado alto en la bolsa de la recuperación definitiva en el campeonato.

Central fue dueño del inicio porque juega -esto ya es repetitivo- a lo que mejor le sale: la presión alta, la intensidad en la recuperación y la intención de copar la geografía defensiva del rival. Entrega tanta energía en correr que finalmente desconecta la usina de la generación. Ni los primeros pases de Nery Domínguez y Barrientos, más la lentitud exasperante para un profesional como Gustavo Colman dejaron al local sin vínculos eficaces. Aguirre trepa a veces sin sentido; Franco Cervi estuvo bien tomado y, así, Ruben queda fuera del circuito

Desde allí, Lanús construyó el partido que más le convenía. Orden defensivo, un cuidado de la pelota criterioso, la salida rápida de Acosta, que complicó todo el partido, y la movilidad de sus delanteros. Cuando Lanús ganaba la espalda de Barrientos y de Domínguez, dejaba expuesto el andamiaje defensivo local. Lanús borraba la resistencia canalla, ponía a sus hombres de frente y hacía temblar a una defensa descompasada. Lanús conocía los caminos para dañar al local, y medía los tiempos para ejecutarlos.

De un saque de arco de Monetti , Acosta la peinó ante Yeimar, un defensor de movimientos torpes; Benítez controló ante Donatti y luego resolvió con exactitud ante el cierre de Salazar y el achique de Caranta . Ese gol fue una radiografía de Central como equipo en el torneo: la potencia ofensiva que se contrapone con las dudas de la última línea. En esos 20 minutos, Lanús tuvo el partido a su merced, pero Benítez , en dos ocasiones, y Pasquini no pudieron ampliar el marcador, que se hubiere ajustado a lo hecho por uno y otro.

Coudet metió mano en el entretiempo y mandó a César Delgado y a Niell a cambiar la historia. El Chelito, que ya viene dando muestras de una mejoría individual, fue el cerebro de los ataques que terminaron chocando contra los defensores granates. Sumar delanteros, casi con desesperación como ya hizo otras veces Coudet, no garantiza explosión ni gol. De hecho, Monetti pasó, valga la exageración, una tarde tranquila: sólo voló para sacar una volea tremenda de Ruben. Antes, apenas tuvo intervenciones con seguridad.

Lanús iba de contra y no ajustaba sus pases para definir el partido. Acosta, Benítez y Valdez Chamorro generaban cierto peligro. Lo tuvo Acosta, y estuvo más cerca el ingresado Sergio González, pero Caranta tapó lo que era un gol hecho.

Para ese entonces, Salazar debió irse expulsado por una falta sobre Benítez. Y, en el medio de la impotencia de Central, Loustau pitó un inexistente penal de Araujo sobre Niell, que Ruben convirtió para conseguir un empate que a esa altura y pese a su corazón le quedaba lejos.

Central y sus errores, Lanús y su falta de precisión. Plomiza la tarde, gris la mirada hacia atrás de Central, que no encontró nada que brillara; gris para Lanús, que pudo llevarse una victoria que por el rival, el escenario y su presente, habría sido radiante como un sol.

El gol de Junior Benítez

El penal de Marco Ruben

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.