San Lorenzo: el curioso caso de los arqueros que se van y vuelven para atajar