La Copa le sienta bien: San Lorenzo le ganó a Melgar y está a un paso de los octavos en la Libertadores

Gonzalo Rodríguez celebra su gol sobre el final del primer tiempo
Gonzalo Rodríguez celebra su gol sobre el final del primer tiempo Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Fernando Vergara
(0)
9 de abril de 2019  • 21:15

Dentro de las leyes no escritas del fútbol, Jorge Valdano suele decir que el fútbol "es un estado de ánimo". San Lorenzo tiene una idea. Ahora, de ahí a que todo se dé como se imaginan en Boedo existe un abismo. Por eso, en lo que va del ciclo de Jorge Almirón fueron muchas más las malas que las buenas. Sin embargo, a pesar de haber tenido una Superliga para el olvido, el Ci-clón está con un pie y medio en los octavos de final de la Copa Libertadores después de ganarle a Melgar por 2-0. Así, lo que asomaba como final de un ciclo hasta hace un par de semanas, anoche pasó a ser una fiesta. Fútbol, ni más ni menos.

Dentro de una nueva serie de despropósitos de la Conmebol, donde distintos equipos juegan en esta edición de la Libertadores tres partidos seguidos como local o como visitante, los azulgranas aprovecharon la primera condición. Mientras se define futbolísticamente, los resultados en el certamen doméstico son la contraposición de un equipo que está muy cerca de sellar su clasifica-ción a la siguiente ronda. Impensado hasta hace algunos días. Con este panorama, en cada rincón del Nuevo Gasómetro el aire que se respira es diferente cuando llega la competencia entre se-mana por el torneo continental. Se nota el cambio en los semblantes. La seriedad mutó en sonri-sas.

El resumen del partido

Sin embargo, no eran pocos los que anoche se preguntaban en el estadio: ¿cuál es hoy la verdadera identidad del equipo? ¿La que estuvo 13 partidos sin ganar en el torneo local? ¿La que se fue de la Bombonera con un 3-0 que dejó al entrenador al borde del abismo? ¿La que dio una muestra de actitud frente a un rival de calibre como Palmeiras? ¿La de este conjunto que todavía no recibió goles en cuatro compromisos en la Libertadores? Difícil tener una respuesta concreta. La realidad tiene, en rigor, varias caras, varias facetas.

Para el Ciclón, el rival más peligroso no era Melgar sino el propio San Lorenzo, un equipo endeble de ánimo después de una Superliga en la que no hizo pie. Ayer, las corridas por la derecha de Andrés Herrera y Juan Camilo Salazar resultaron lo más interesante que mostró San Lorenzo en la primera parte. Repetitivo, sin claridad ni juego creativo en función de conjunto, los avances por ese costado fueron su mejor sello distintivo. Hasta que en el cierre del primer capítulo apareció Gonzalo Rodríguez, que había reemplazado a último momento a Marcos Senesi por una contractura, y de cabeza marcó el 1-0 para Boedo.

Del otro lado, le costó demasiado a Melgar ensayar acciones de ataque porque la mayoría de sus hombres estuvieron enemistados con la pelota. Tomaron malas decisiones, no tuvieron peso cuando entraron al área y sus insinuaciones resultaron apenas eso.

En el segundo tiempo se fueron expulsados Salazar y John Narváez, mientras San Lorenzo tuvo la pelota y el mayor protagonismo. Lo pudo liquidar con Nicolás Reniero, pero el atacante falló. El respiro llegó en el cierre a través de Nahuel Barrios. Se ajustó al resultado el Ciclón. Tres jugados y tres ganados como local en esta Libertadores, que ponen a los azulgranas como el mejor equipo argentino del torneo en cuanto a los números.

Los desafíos se renovaron en Boedo. Por supuesto que aún falta un trecho largo hasta el estado ideal. El equipo también lo reconoce. Ahora, el próximo domingo será el estreno en la Copa de la Superliga. En el camino aparece nada menos que Huracán.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.