San Lorenzo metió mano: refuerzos, salidas de peso y un lavado de cara en el inicio de la era Pizzi

Crédito: @SanLorenzo
Fernando Vergara
(0)
26 de junio de 2019  • 18:45

El extenso receso en el fútbol local por la disputa de la Copa América le calzó justo a este San Lorenzo que ya no quiere mirar hacia atrás y sí pensar en su futuro. De la dirección técnica se marchó Jorge Almirón y arribó un viejo conocido de la casa, Juan Antonio Pizzi, campeón con los azulgranas en 2013. Después de un semestre poco feliz para el Ciclón, en el que no exhibió buenos rendimientos y los los resultados positivos escasearon, el nuevo proceso implica varias modificaciones entre los intérpretes. Así, Boedo puso manos a la obra con la renovación.

Se sabe que el nuevo entrenador de San Lorenzo no es de frases grandilocuentes, ni adelantar mucho lo que tiene en mente. Más bien apela siempre al perfil bajo. Pero resulta ineludible el tema de los refuerzos. Algo fundamental tras el éxodo de varios futbolistas. Y los primeros que arribaron al Ciclón fueron los hermanos Pittón, ambos provenientes de Unión de Santa Fe. Bruno (26 años) es lateral izquierdo, Mauro (24 años) es volante central y firmaron con San Lorenzo hasta junio de 2022. El club adquirió el 80 por ciento de la ficha del defensor y el 70 por ciento del mediocampista en una cifra que ronda los 2.500.000 millones de dólares. "Pizzi nos llamó y nos dijo que nos veía a ambos con características para su planteo", comentaron.

Otra de las caras nuevas que se sumó a los trabajos de pretemporada en Punta del Este fue Ezequiel Cerutti, un conocido de la casa. El Pocho, de 27 años, llegó como agente libre: hace 18 meses, San Lorenzo lo había vendido al Al Hilal de Arabia Saudita en 4 millones de dólares. La relación del atacante con el Ciclón sabe de un capítulo anterior, donde disputó 74 partidos y anotó 7 goles.

¿Cómo jugarán los azulgranas? ¿Cuánto tardará la recuperación? Por ahora es un misterio. Pero en este rearmado del plantel el director técnico fue encontrando otras incorporaciones en distintos sectores de la cancha. Claro que desea ir por más. Ante la salida de Fernando Monetti, el Ciclón aceleró y concretó la vuelta de Nicolás Navarro, quien se encontraba a préstamo en el Querétaro de México (8 encuentros de titular y 6 en el banco de suplentes). El arquero tuvo un paso muy positivo en San Lorenzo, pero se fue porque Almirón prefería al ex Gimnasia y Lanús en ese puesto.

En la línea de fondo, en tanto, Guillermo Burdisso estuvo cerca de cerrar su vínculo, pero los resultados de los estudios médicos a los que fue sometido el defensor no conformaron a las autoridades del Ciclón. Por eso, los cañones apuntaron a Santiago Vergini, quien milita en el Bursaspor. El ex marcador central de Newell's y Boca solo disputó 9 partidos en el fútbol turco y totalizó 840 minutos de juego. Busca continuidad y llegará para pelear por un espacio en una zaga central consolidada con Fabricio Coloccini y Marcos Senesi.

Además, Pizzi se enfocó en otros futbolistas de mitad de cancha hacia adelante, un espacio donde San Lorenzo flaqueó en los últimos meses, ahogado en la chatura futbolística. Lucas Menossi, una de las joyas en este mercado de pases, tenía varias propuestas, entre ellas una de Independiente. Pero el volante dejará Tigre y se sumará a Boedo a cambio de 2 millones de dólares limpios para el Matador. El Ciclón y el Rojo suman otra puja por otro jugador destacado en la última temporada: Federico González, también campeón en la Copa de la Superliga.

Dentro de este movimiento constante en Boedo, la primera determinación que tomó el entrenador Pizzi antes de trasladarse al complejo Solanas de Punta del Este, donde el plantel lleva a cabo la pretemporada, fue la de dar de baja unos cuantos apellidos de renombre: Gonzalo Rodríguez, Román Martínez, Gonzalo Castellani, Ariel Rojas y Damián Pérez no serán tenidos en cuenta por el DT, que habló cara a cara con todos ellos y buscarán una salida. Tampoco figura en la nómina Monetti, cuyo préstamo finalizó y ahora deberá volver a Atlético Nacional de Medellín. Pero tal vez la ausencia más llamativa es la de Nicolás Reniero, quien no aceptó las ofertas que le hicieron para renovar su vínculo. Con esto, la comisión directiva tomó la determinación de apartarlo hasta que haya una solución y el futbolista de 24 años se entrena en Buenos Aires. Es una incógnita lo que pasará con él, porque además Eduardo Coudet lo tiene apuntado para Racing.

A este grupo de jugadores que ya no vestirán la camiseta azulgrana hay que añadirles a Gustavo Torres y Andrés Rentería. Los colombianos tuvieron escasa participación y desentonaron las pocas veces que entraron a la cancha. Es decir: varias de las incorporaciones que llegaron a Boedo en el último mercado de pases de la mano de Almirón (quien se transformó en el nuevo entrenador de Al Shabab de Arabia Saudita) ya armaron las valijas.

En la excursión por Uruguay, Pizzi también cuenta con la presencia de varios juveniles, entre los que se destacan Matías Palacios, Alexander Díaz, Agustín Martegani y Emanuel Maciel. El primero, de apenas 17 años, ya es una debilidad del entrenador. De hecho, al talentoso volante oriundo de General Pico se lo vio conversando durante varios minutos en la primera práctica a cargo del entrenador en la Ciudad Deportiva azulgrana. Sus miradas se iluminaron. Es la joya de la cantera a la que ya blindaron en 20 millones de dólares.

Así, en Punta del Este, Pizzi diagrama el futuro y comienza a imaginar el equipo. San Lorenzo, mientras busca reverdecer la esperanza, afrontará el primer compromiso por los octavos de final de la Libertadores contra Cerro Porteño el 24 de julio (a las 19.15, en el nuevo Gasómetro). Será un Ciclón renovado, dentro y fuera del terreno de juego.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.