Boca goleó en Tucumán, entró en la Copa Libertadores 2020 y condenó a San Martín al descenso

Argentina Superliga
  • 1
San Martín de Tucumán

San Martín de Tucumán

  • Luciano Pons
  • 4
Boca Juniors

Boca Juniors

  • Ramón Ábila /
  • Emanuel Reynoso /
  • Lisandro López /
  • Nahitan Nández
Carlos Chirino
(0)
17 de marzo de 2019  • 19:30

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Los equipos que juegan para salvarse del descenso pueden autocondenarse con sus propios miedos y ataduras. Pero otra veces consiguen adueñarse de esa condición tan particular de los que saben que ya lo perdieron todo. En esos casos es posible que se alcance una soltura y una determinación que los ubique en un rendimiento que está por encima de lo que se espera de ellos.

Tal vez ese concepto se cruzó en los sentimientos de los jugadores de San Martín de Tucumán, que condicionaron durante todo el primer tiempo a Boca y lo obligaron a desacelerar ese envión que el equipo de Gustavo Alfaro traía de los dos últimos partidos (3 a 0 a San Lorenzo por el torneo y 3 a 0 a Tolima por la Libertadores).

Pero el impulso tucumano no estaba destinado a durar. Boca está recuperando buenas sensaciones. Y apenas perdió un poco de intensidad el ímpetu de su rival, lo golpeó sin piedad, le ganó 4 a 1 y lo mandó a la B Nacional. Además, aseguró su clasificación a la Libertadores 2020.

La sorpresa fue mayúscula cuando Gonzalo Rodríguez, sin mucha resistencia, se aprovechó de dos cruces defectuosos de Buffarini y Lisandro López para llegar al fondo por la izquierda y entregarle el gol a Luciano Pons. El grito de desahogo duró poco. En la jugada siguiente, en el rostro de Ricardo Caruso Lombardi se volvió a reflejar el sufrimiento y la preocupación. Pese a esa victoria parcial, el entrenador sabía bien que esta vez era más difícil que otras. Una derrota decretaba el descenso de San Martín a la B Nacional y la carga era angustiante aún en la victoria.

Para este Boca que busca modelar su identidad, ese gol puede tomarse como un descuido... cosas del fútbol. Pero un rato después, Andrada tuvo que estirarse sobre su derecha para sacar al córner un remate de Gonzalo Rodríguez que amenazaba con estirar la diferencia. Y otra vez los problemas llegaron por el sector izquierdo. Una vez puede ser casualidad; dos veces, es algo sintomático.

Tampoco es para hacer sonar alarmas. Al fin de cuentas, las respuestas que el hincha espera todavía están más destinadas a lo anímico que a lo futbolístico. El desafío es superar los traumas recientes y lograr imponer con naturalidad la diferencia de jerarquía que hay en muchos de los duelos que afronta en la Superliga.

Esa superioridad en las prestaciones se refleja en cualquier momento. Sin que el equipo haya pasado por un proceso de elaboración trabajado o por una búsqueda específica. Apenas un desborde de Villa concluyó en el cuarto gol de Wanchope Abila en el año; el empate.

Tampoco había construido demasiadas sociedades como para argumentar el fabuloso gol de Bebelo Reynoso para el 2-1. El cordobés se deslizó por la izquierda mientras lo acompañaban los defensores rivales y cuando nada hacía presagiar que había algo de peligro en esa acción, soltó el pie izquierdo para dibujar en el aire una emboquillada perfecta. Difícil es creer que con tanto talento este fue apenas su primer gol en el club. O que Barros Schelotto lo haya mandado a jugar con la reserva en algún momento.

Después de eso, los 30 minutos finales se ajustaron a la realidad entre los dos y se acabó la resistencia. Lisandro López hizo el tercero y Nandez el cuarto. Porque aunque no sea por los mismos motivos que San Martín, Boca también tiene sus ataduras. Estas tres victorias seguidas y ese golazo de Bebelo son motivos para creer que puede desatarlas.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?