Sub 23: el seleccionado se presentó con una goleada sin equivalencias ante Bolivia

De festejo: Valenzuela (7), la figura, celebra con Matías Vargas, Julián Álvarez y Santiago Colombatto
De festejo: Valenzuela (7), la figura, celebra con Matías Vargas, Julián Álvarez y Santiago Colombatto Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Alberto Cantore
(0)
5 de septiembre de 2019  • 00:20

Un partido sin equivalencias en el juego y que la Argentina terminó de resolver con una goleada 5-0 sobre Bolivia. Una presentación del seleccionado Sub 23 que demostró una gigantesca superioridad entre una selección que se enseña como potencia, con nombres de jerarquía que ya desembarcaron en las ligas de Europa, y un conjunto que cada vez queda más descolgado en el planeta fútbol. Terminó siendo una exhibición, un ensayo que el público disfrutó y acompañó con aplausos. El domingo, desde las 17, en la Paternal, asomará Colombia para poner a prueba las virtudes de un conjunto que entusiasma desde los nombres y que dio un paso firme en su preparación.

Como en el Sudamericano o en el Mundial Sub 20 y también como en los Juegos Panamericanos de Lima, el dibujo táctico que más ensaya Batista es el 4-2-3-1. El amistoso preparatorio para el Preolímpico de Colombia no fue la excepción: los laterales Marcelo Herrera y Claudio Bravo se turnaron para trepar la franja y por pasajes quedaron posicionados como volantes, debido a que el rival no lastimaba con los delanteros Bruno Miranda y Henry Vaca. Las escasas oportunidades que Bolivia intentó ir contra el arco de Ezequiel Centurión asomo la firmeza de dos centrales que rompen y juegan: el capitán Nehuén Pérez y Marco Senesi, que ayer se incorporó desde Holanda, donde el lunes pasado fue presentado como refuerzo de Feyenoord.

El rápido control de la pelota, el toque y la circulación que iniciaban los pies de Fausto Vera o Santiago Colombatto no siempre descubría en tres cuartos de cancha la explosión para hacerle sentir a Bolivia que la valla que defendía Rubén Cordano era un blanco fácil. Vargas y Valenzuela insinuaban, pero se quedaban en intentos o los lanzamientos no descubrían a los receptores, en particular a Julián Carranza. Un par de remates desde fuera del área de Vera y Bravo, se intercalaron con los numerosos centros anunciados, tan previsibles que no inquietaban a una defensa que se recostaba cada vez más sobre su arquero.

La visión del cuerpo técnico es amplia, por eso la presencia de Fernando Valenzuela, un talento que surgió de Racing pero que se diluyó y después de un paso por Nueva Chicago encontró en Barracas Central un espacio para resurgir. El volante, que se destacó en los Juegos Panamericanos, armó la jugada para que Julián Álvarez derribara, a los 31 minutos del primer tiempo, el muro de Cordano.

No fue un aluvión de ataque, como se esperaba, lo que le siguió al desarrollo: la Argentina no se salió del libreto, manejó a su antojo el balón, desgastó a un rival que siempre corrió desde atrás y que sin violencia apeló a algunas faltas para cortar los avances. Tampoco después de la soberbia definición de Valenzuela, al minuto del complemento, que de zurda hizo viajar la pelota junto al poste derecho para señalar el 2-0.

Por pasajes, apurada para demostrar la jerarquía de las individualidades que le dan forma a este grupo, se descompensó y los zagueros centrales recurrieron a la falta; la intensidad de la presión que ejecutaba la selección le posibilitaba recuperar con rapidez y avanzar, aunque sin precisión Cordano solo debió intervenir en un mano a mano frente a Carranza.

Con las seguidillas de cambios, los dos entrenadores desean usar la fecha FIFA como laboratorio, el juego no sufrió modificaciones: Argentina marcó el pulso con mayor facilidad: Valenzuela asistió a Vargas, que con un toque dejó al recién ingresado Ponce de cara al gol y con el arco libre. El goleador que se formó en Newell's y ahora juega en Spartak de Moscú estiró la diferencia con dos nuevos goles para cerrar una goleada de un partido que no tuvo equivalencias en el juego y mucho menos en el marcador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.