Balotelli a Flamengo, la estrella que sigue: la tendencia de las figuras que desembarcan en Sudamérica

Rafinha jugando para Flamengo frente a Emelec el último 31 de julio, por la Copa Libertadores.
Rafinha jugando para Flamengo frente a Emelec el último 31 de julio, por la Copa Libertadores. Fuente: AFP
Ariel Ruya
(0)
7 de agosto de 2019  • 11:00

Años atrás, en una charla de entrecasa transmitida al mundo, contó: "Sólo hay un jugador que es un poco mejor que yo, Messi". Hacía tiempo que ya se había convertido en Súper Mario, soberbio y ocurrente, también fuera del campo de juego. Sin embargo, nunca se olvidó de que casi no escribe su historia. Había sido un frágil bebé, internado en un público hospital de Palermo, en Italia, con una malformación en los intestinos; dos veces operado y con larguísimos meses de internación. Su vida eran los cables, las agujas, el llanto y el silencio. Papeles sin firmas, documentos vencidos. Thomas y Rose, sus padres ghaneses, un mal día no lo visitaron más. Mario Barwuah le ganó al drama como suele hacerlo en el campo: un grito de gol sin celebración.

"Me pagan por eso, por qué habría de festejarlos", contó alguna vez Mario Balotelli, italiano de nacimiento, africano de origen e irreverente de profesión. Francesco y Silvia, una pareja de Brescia, adoptaron al pequeño gigante y le dieron el apellido. Por sus viejos dolores, tal vez, se toma todo con humor. Hasta el flamante pase a Flamengo, apenas una de las transferencias que revolucionan el mercado, principalmente, rumbo a los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Mario Balotelli, pretendido por Flamengo.
Mario Balotelli, pretendido por Flamengo. Fuente: Archivo

Los millones de Flamengo

De 28 años, luego de una temporada en Olympique de Marsella, tras brillar dos años en Niza, el goleador firmaría un contrato por dos años y, en cada uno de ellos, recibiría unos cuatro millones de dólares. Balotelli sería el último eslabón de la revolución de las estrellas europeas que aterrizan en América del Sur. El dinero que extienden algunos gigantes no está tan lejos de algunas entidades del Viejo Continente. La pasión desbordante, la esencia del fútbol de estas tierras, es otra de las respuestas. Vivir una experiencia única, desconocida. Y competir en la Libertadores, un deseo que se agigantó a partir de la finalísima en el Santiago Bernabéu.

Flamengo va a encontrarse con Inter, de Porto Alegre, en los cuartos de final. Mucho antes, en enero, sumó al uruguayo Giorgian De Arrascaeta, el clásico número 10 uruguayo, en unos 15 millones, ex propiedad de Cruzeiro. Ahora, incorporó a Filipe Luis, el lateral izquierdo, de 33 años, de destacado ida y vuelta con Diego Simeone en Atlético de Madrid, club del que quedó en libertad, luego de 15 temporadas en Europa. Disputó cuatro partidos en el seleccionado de Brasil que el mes pasado obtuvo la Copa América. Al parecer, no está a punto físicamente: así se exhibió en el 0-3 con Bahía, por el Brasileirao.

Filipe Luis jugador del Flamengo, en un partido ante Bahía.
Filipe Luis jugador del Flamengo, en un partido ante Bahía. Crédito: Alexandre Vidal/Flamengo

Pero el gigante carioca adquirió, además, a Rafinha (33), un defensor-volante de estilo europeo, luego de ocho temporadas en Bayern Munich, Gerson (22), un volante ofensivo que actuó en Roma y Fiorentina y hasta al defensor español Pablo Marí, de 25 años, ex Manchester City, de último paso por Deportivo La Coruña. Sedujo a Lucas Pratto y hasta hizo un intento por Diego Costa por unos 13 millones de euros., hasta que apareció en la órbita Balotelli, otro número 9 de salón.

Luiz Adriano tiene 32 años, nació en Porto Alegre, jugó en Milan, Rusia y Ucrania y lleva unos 168 goles en 408 encuentros. Siempre a la sombra de otros grandes goleadores de Brasil, vuelve a su tierra, a Palmeiras. Días antes, había sumado a Ramires (32), un volante todo terreno, de amplia trayectoria en el seleccionado, de exitoso pasado en Chelsea y de última aventura en el fútbol chino.

Los equipos paulistas también invierten

Palmeiras se citará con Gremio en la misma instancia de la Libertadores. Es una llave típicamente brasileña: un equipo de ese país será finalista del sueño continental. La liga doméstica del campeón de América cobija, además, a Dani Alves, que a los 36 años jugará en San Pablo, pero el equipo que hizo enorme Tele Santana no se quedó allí. Otro español, Juanfran (34 años, ex Atlético de Madrid), también aterrizó en el Brasileirao. Sin Libertadores, con sueldo europeo y arropado de una pasión que, evidentemente, allí no se consigue. "Nací, crecí y jugué en España, pero quería vivir este sueño de jugar en Brasil", cuenta. Paranaense había comprado a Adriano (34), ex Barcelona, pero quedó afuera de la Copa. Mineiro sumó a Franco Di Santo (30). ¿Y la última? Ribery podría jugar en el Santos de Sampaoli.

Juanfrán, nuevo jugador del San Pablo.
Juanfrán, nuevo jugador del San Pablo. Fuente: AFP

"Cumplí un sueño: ponerme la camiseta de Boca. Ahora quiero cumplir otro sueño: ganar un título en la Bombonera", cuenta Daniele De Rossi, de 36 años, baluarte de Roma y que, antes del retiro, quiere disfrutar la última gran aventura. "Los que volvemos queremos disfrutar del ambiente, de las tribunas, de esa adrenalina especial, que solo se vive acá. Y mirá que jugué en grandes equipos de Europa.", replica Eduardo Salvio, de 29 años, de un puñado de minutos y dos goles, ex Benfica y Atlético de Madrid. Es uno de los jugadores más caros de la historia de compras de Boca: 7 millones por el 50 por ciento del pase.

Toto lanza un mensaje hacia todos: "El fútbol argentino y el sudamericano son demasiado físicos. En cada pelota dividida, van a morir". Las figuras que pegan la vuelta, encandiladas por las marquesinas, quedan atrapadas en esa burbuja.

El próximo adversario copero de Boca será Liga Deportiva Universitaria, de Quito. Por el sector derecho, tiene una nueva joya. Luis Antonio Valencia, de 34 años, jugó diez temporadas en Manchester United, logró nueve títulos, marcó 25 tantos y hasta fue capitán. "Es el clásico jugador que deja la piel en cada partido", solía elogiarlo Alex Ferguson. Otro fuera de serie que desafía la lógica del mercado.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.