Tras la final perdida, la cargada agenda de Independiente no ofrece lugar para el dolor