Trinche Carlovich: Rosario llora a su mito del folklore futbolero mientras reclama seguridad

Un homenaje al ídolo en el estadio de su club de origen.
Un homenaje al ídolo en el estadio de su club de origen. Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Pablo Casazza
(0)
8 de mayo de 2020  • 17:58

ROSARIO.- Primero fue el estupor; luego, la fe, y por último, la tristeza. Y el dolor. Y la bronca. Tomás Felipe Carlovich, "Trinche", murió durante una operación en la que se trataba de salvarle la vida tras la agresión recibida dos días atrás, cuando le robaron la bicicleta por quinta vez. Corrección: lo habían matado al atacarlo con alevosía.

El mito, la leyenda, el enorme Trinche, ya no está, y la ciudad quedó conmocionada. Alcanza mirar las redes sociales para ver el amor que la Rosario, no sólo en el ambiente del fútbol, sentía por él. Por ese número 5 que todo lo sabía.

Trinche nació en Rosario, una tierra donde se respira fútbol y que enaltece a los que mejor juegan. Y que transforma cada episodio de una cancha en miles de historias contadas de boca en boca, de generación en generación. Y que se agrandan con el tiempo: en el reino de la exageración que es el folklore futbolero rosarino todo vale.

Trinche Carlovich consiguió algo único. Fue bandera por sobre todas las banderas de los clubes. Era un hijo dilecto de Central Córdoba, y de La Tablada, barrio de gente trabajadora y humilde, y su amor a la pelota estaba por encima de todo. Como lo era su propio barrio, Belgrano, de vecinos solidarios y de franqueza sublime.

Tan grande fue Carlovich para Central Córdoba que su imagen se repite en murales en el estadio.
Tan grande fue Carlovich para Central Córdoba que su imagen se repite en murales en el estadio. Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

Los hinchas de Rosario Central, de Newell's, de Argentino, de todos los clubes locales aman a este hombre sencillo, dueño de una habilidad única, maradoniana , bochinesca . "La ciudad entera te despide, querido amigo, con pena y bronca... Justicia para el Trinche y para todas las víctimas de la inseguridad. Un abrazo a la distancia a la familia", escribió en Facebook el intendente de Rosario, Pablo Javkin, compartiendo una foto en que se los ve abrazados.

Los homenajes de la gente común se han hecho presentes. Según el portal de noticias Rosario3.com, algunos hinchas han pasado por el estadio y cada uno a su manera le dio su despedida: besando su mural, dejando un crespón negro, haciendo la señal de la cruz. También cuenta que "Chapa", histórico canchero del club, estaba conmocionado del dolor.

Como se decía, los honores a Carlovich no hicieron distinción de colores. O sí, pero incluyendo a todos. "Rosario Central despide con profundo dolor a quien fuera uno de los mejores jugadores que dio esta ciudad. Acompañamos en el dolor a familia y amigos de Tomás Carlovich. ¡Gracias Trinche por tu humildad y por tu fútbol!", lo recordó con emoción en Twitter el club auriazul. También en Twitter, pero en rojo y negro, Maxi Rodríguez compartió su tristeza: "En Rosario todos crecimos escuchando la historia de Carlovich. Hoy comienza la leyenda. Que en paz descanses Trinche. Orgullo de la ciudad". También Diego Maradona, la AFA, Newell's, Independiente, San Lorenzo, Colón e Independiente Rivadavia, de Mendoza, por el que pasó en su carrera, escribieron sentidas palabras.

Los admiradores de Carlovich acudieron al estadio de Central Córdoba para despedirlo.
Los admiradores de Carlovich acudieron al estadio de Central Córdoba para despedirlo. Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

Rosario fue transformándose hace tiempo en una ciudad policromática. De la luz de su cultura, su crecimiento sostenido, su río marrón, sus talentos, a un lugar más oscuro por la enorme inseguridad en que vive tras el crecimiento exponencial del narcotráfico. Tomás Carlovich también es una estadística: es la víctima número 72 por violencia en las calles de Rosario en lo que va del año. La pelea entre el bien y el mal está desatada en la ciudad más grande de la provincia de Santa Fe, donde se exige que las autoridades nacionales y provinciales estén a la altura de las circunstancias. La indignación en las redes sociales y en foros de los medios digitales sobre este episodio es mayúscula y potencia el reclamo a las autoridades sobre la liberación de los presos. "Entran por una puerta y salen por la otra", se lee una vez y otra.

Trinche eligió su barrio y sus amigos, su familia, sus "viejos", su pequeño lugar en el mundo. No quiso cambiarlo por las luces del centro, incluso con el costo de alguna necesidad económica. El que trazó mil gambetas y al que le inventaron un millón, en ese folklore local que hace que incontables personas digan haber estado en el estadio de Rosario Central para ver aquel baile del combinado rosarino a la selección argentina en lo previo al Mundial Alemania 1974, cuando en realidad había 35.000 espectadores.

A él le importó sólo la pelota, "jugar al fútbol". Nunca se hizo cargo de su leyenda. Un barrio, una ciudad, el mundo del fútbol, lloran a un mito.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.