Un invento de copa dejó a Lanús feliz y triste a Racing