Para el olvido: San Lorenzo y una Superliga que padeció de principio a fin

San Lorenzo y un torneo que fue un dolor de cabeza
San Lorenzo y un torneo que fue un dolor de cabeza Fuente: FotoBAIRES
Fernando Vergara
(0)
6 de abril de 2019  • 10:31

San Lorenzo vivió una Superliga para el olvido. Al punto que ayer llegó a Tucumán con la misión de sumar para no terminar último por primera vez en la historia. Ahora, todo dependerá de lo que suceda con la apelación por la sanción de 6 puntos. Lo cierto es que el Ciclón finalizó su camino en un torneo que resultó un suplicio. Un padecimiento de principio a fin.

Varios pasos firmes le servirán para tomar impulso, si en la Copa Libertadores lo siguen acompañando los resultados. No se le puede discutir a San Lorenzo el temple y la entrega de los últimos compromisos para dar la cara, fundamentalmente ante un rival de calibre como Palmeiras, pero en el balance final de la Superliga arrastró más malas que buenas desde la vereda futbolística.

  • De entrada, un torneo esquivo

Claudio Biaggio fue el primer jinete de un caballo difícil de domar: la Superliga. En el comienzo de su ciclo, el Pampa canceló varios pagarés, entre ellos clasificar a San Lorenzo de manera directa para la Libertadores 2019. "No juega bien, pero gana", se escuchaba en las tribunas. Servía como consuelo. Pero en la segunda parte de 2018 los números favorables dejaron de acompañar. Inclusive, el equipo sufrió con las eliminaciones ante Nacional de Montevideo en la Copa Sudamericana y frente a Temperley en la Copa Argentina . El principal reproche de parte de los hinchas al entrenador ponía el foco en las tareas generales deslucidas, sin vuelo.

  • El cuidado del arco en los últimos minutos, un karma

Jorge Almirón, el DT que llegó para reposicionar al club: último en la Superliga y con ilusiones en la Libertadores
Jorge Almirón, el DT que llegó para reposicionar al club: último en la Superliga y con ilusiones en la Libertadores Fuente: FotoBAIRES

Jorge Almirón se hizo cargo del plantel en noviembre de 2018 y su andar estuvo lleno de altibajos (una victoria, diez empates y cuatro derrotas). De movida, el entrenador no encontró respuestas y su elenco perdió la confianza. Y los goles recibidos en los últimos minutos resultaron uno de los principales males que San Lorenzo sufrió en el certamen doméstico. Hasta mediados de febrero, en la mitad de los encuentros dirigidos por el entrenador oriundo de San Miguel los azulgranas sufrieron goles sobre la hora o en tiempo de descuento. A saber: Aldosivi, Estudiantes, Defensa y Justicia y Newell's. Y si se computan dos partidos bajo la órbita de Biaggio, contra Unión y Godoy Cruz, la pérdida de unidades fue significativa. Un par de errores se pagaron. De haber cerrado los encuentros de otra manera, con mayor aplomo, su lugar en la tabla final hubiese sido otro.

Con este panorama, el Ciclón acumuló 13 compromisos sin poder celebrar en el torneo local, una racha que se cortó con el 1-0 a Central en Rosario, lo que resultó el único triunfo de Almirón en la Superliga. Una mención aparte merece el clásico en La Boca, donde sufrió un mazazo con la goleada 3-0 de los xeneizes, que dejó al DT con un pie y medio afuera de Boedo.

  • La gestación, un déficit por resolver

Si bien en algunos pasajes mostró algunas mejoras, al equipo le faltó cambio de ritmo y explosión. En velocidad suele perder. Y desde tres cuartos de cancha hacia adelante el juego se paraliza, se nubla en ataque, no tiene circulación de pelota fluida. Un dato de Opta grafica el déficit azulgrana: San Lorenzo dominó la posesión y superó el 80% de precisión en pases en sus últimos nueve juegos por el torneo local; sin embargo, ganó sólo uno de dichos encuentros (seis empates y dos derrotas). De ahí el gran dolor de cabeza, porque el equipo no termina de respaldar a sus delanteros. En los últimos partidos, apenas Román Martínez asumió el liderazgo futbolístico con una actitud más gravitante.

Nico Blandi, una de las cartas de gol del Ciclón
Nico Blandi, una de las cartas de gol del Ciclón

  • La falta de gol, un estigma que preocupa

San Lorenzo sufre con la falta de contundencia ante al arco de enfrente. De hecho, para empatarle a Gimnasia (y vencer a Palmeiras en la Libertadores) precisó de las escaladas del juvenil Marcelo Herrera. Por eso, en el inicio de 2019 el Ciclón estuvo tres partidos sin festejar hasta que Blandi abrió el marcador el 16 de febrero contra Newell's. El equipo depende demasiado de lo que haga su capitán, el artillero azulgrana en el torneo doméstico con siete. A ese déficit que arrastra desde la zona media se le agrega que a lo largo de las 25 fechas, el Ciclón promedió menos de cinco ocaciones de gol por partido. Contra Central, el único compromiso que se ganó en la Superliga bajo la tutela de Almirón, tuvo uno de sus promedios más bajos: dos chances de riesgo a favor. En una convirtió Nicolás Reniero.

La alegría en la Libertadores

Por caso, de los cinco equipos grandes, tres de ellos prácticamente doblegaron al Ciclón (21) en cantidad de goles a favor: todavía con un partido por disputar, Racing suma 42, Boca 41, River 40 e Independiente 33. Ahí encuentra una de las explicaciones a su frustración.

  • Los refuerzos, todavía en deuda

Almirón asumió con un plantel heredado y en el último mercado de pases el Ciclón incorporó a diez futbolistas. De todas maneras, jugadores como Fernando Monetti, Gino Peruzzi, Damián Pérez, Andrés Rentería, Juan Camilo Salazar y Gustavo Torres todavía no cumplieron con las expectativas, también futbolistas ofensivos como Gonzalo Castellani y Héctor Fértoli no terminaron de acomodarse en el equipo. Al DT Almirón lo desvela encontrar el equilibrio y espera más de todos ellos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.