Uno por uno, cuál fue el rendimiento de los 18 refuerzos de Boca en la era Bianchi

Más allá de las siete caras nuevas, sólo Forlín y Gigliotti se salvan de los cuestionamientos
Fuente: Archivo
Más allá de las siete caras nuevas, sólo Forlín y Gigliotti se salvan de los cuestionamientos
(0)
25 de agosto de 2014  • 11:19

Pese a que el presidente Daniel Angelici afirmó hace unas semanas que las siete incorporaciones que hizo Boca de cara al actual torneo de Primera División son " las mejores que hizo el club desde que comenzó esta gestión ", lo cierto es que ninguno de los que ya tuvieron la posibilidad de jugar pudieron hasta aquí demostrar sus cualidades.

De todos modos, sería injusto caerle con las críticas a César Meli, Federico Carrizo, Jonathan Calleri, Gonzalo Castellani, José Fuenzalida, Andrés Chávez o Mariano Echeverría, cuando el equipo apenas disputó cuatro partidos y algunos ni siquiera debutaron.

Entonces, tal vez sí sea un buen momento para desmenuzar cómo les fue hasta aquí a los otros 11 refuerzos que sumó el club xeneize desde que Carlos Bianchi inició su tercera etapa al frente del equipo.

Aprobados

Juan Forlín Jugó 26 partidos, todos como titular. Sólo fue reemplazado una vez, ante Olímpo, el 5 de marzo. Garantía de confianza, es el hombre indicado para poner orden en la zona más complicada de Boca. Volvió al club donde se inició en enero de 2014, proveniente de Espanyol.

Emmanuel Gigliotti . El Puma llegó en junio de 2013 con la fuerza de sus goles, y pese al contexto, cumplió. Anotó 18 en 39 partidos como titular (47 en total), incluído uno a River que sirvió para ganar el superclásico 1 a 0, el 6 de octubre de 2013 en el Monumental. Aquel tanto formó parte de una racha en la que convirtió seis tantos de manera consecutiva , estableciendo una de las mejores marcas en este sentido en la historia del club.

En deuda

Fernando Gago . Su regreso al club, en junio de 2013, provocó alegría y sensación de deuda saldada, tras el inexplicable desembarco de Pintita por Vélez. Sin embargo, el volante tampoco estuvo a la altura. Llegó desgarrado, y una vez que se recuperó de esa lesión tuvo un breve lapso de buen nivel. Pero físicamente jamás logró estabilidad, y fueron constantes sus ausencias por lesiones o molestias. Incluso, su bajo nivel en el xeneize puso en duda su titularidad en Brasil 2014 con la selección argentina, algo que finalmente perdió a manos de Lucas Biglia. Tras la ida de Riquelme, heredó el mote de conductor del equipo, un rol en el que sigue en deuda. Jugó apenas 23 partidos.

Juan Manuel Martínez Su enorme calidad, su gambeta y sus goles ilusionaron al hincha de Boca, que en enero de 2013 celebró a cuenta ante la posibilidad concreta de replicar, junto al uruguayo Santiago Silva, aquella dupla que tan buenos resultados le había dado a Vélez. Nada de esto ocurrió. Salvo algún que otro partido aislado, el Burrito, que volvió al fútbol argentino con el objetivo de intentar meterse en la consideración de Alejandro Sabella de cara a Brasil 2014, jamás alcanzó su máximo nivel, pese a las incontables oportunidades que tuvo en esta etapa. Su ficha: 61 partidos (56 como titular) y siete goles anotados.

Aplazados

Daniel "Cata" Díaz Su arribo en junio de 2013 fue promocionado como el hombre que venía a ordenar la inestable defensa de Boca. Falto de ritmo y distancia, lejos estuvo de hacerse dueño y patrón de la última línea. No contagia experiencia ni es referente dentro del campo de juego. Inexplicablemente, heredó la cinta de capitán tras la partida de Juan Román Riquelme. Su permanencia como titular sólo se explica por la lesión de Forlín y por la falta de ritmo de Mariano Echeverría. En este año en Boca dejó en evidencia por qué fue suplente en el Atlético multicampeón del Cholo Simeone.

Ribair Rodríguez Durante 2013 jugó 32 partidos, 25 de ellos como titular, y marcó un gol. Llegó como volante derecho, pero también se desempeñó como marcador central. No tuvo continuidad y a fin de ese año se fue a México.

Claudio Pérez Llegó al club en enero de 2013, con el objetivo de reforzar y darle firmeza a la última línea. Pero abusó del juego brusco y cometió errores que derivaron en penales infantiles. Pese a haber disputado 35 encuentros (27 desde el comienzo), perdió la titularidad y no juega de manera oficial desde la última fecha del torneo pasado (1-0 a Gimnasia, en La Plata). Aportó dos goles.

Franco Cángele Jugó apenas 9 partidos en el segundo semestre de 2013, pero sólo uno como titular. Prácticamente no tuvo chances. A fin de ese año volvió al fútbol turco.

Claudio Riaño su gran semestre en San Martín de San Juan, incluídos un par de goles de colección, lo llevaron a Boca en junio de 2013. Apenas 8 partidos como titular, más 20 que ingresó desde el banco, y sólo tres goles. Se fue a Independiente.

Diego Perotti Un misterio. Llegó en enero de 2014 a préstamo por seis meses desde Sevilla, pero es otro de los que sufrió con las lesiones. Dos partidos jugados, ambos como suplente.

Hernán Grana Es uno de los que aparecen siempre entre los 11 iniciales de Carlos Bianchi: desde que llegó a comienzos de este año jugó 22 de sus 23 partidos como titular, y apenas fue reemplazado en dos. Sin embargo, no aportó soluciones en defensa, y sus proyecciones dejan mucho que desear.

Información estadística extraída del sitio Historia de Boca

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.