La Bundesliga vuelve con curiosidades: hinchas de cartón, una cabra ausente y exactas 98 personas en el campo

Más de 200 países tomarán la señal internacional de la Bundesliga, el primer torneo importante del mundo en regresar luego del receso obligado por la pandemia de coronavirus.
Más de 200 países tomarán la señal internacional de la Bundesliga, el primer torneo importante del mundo en regresar luego del receso obligado por la pandemia de coronavirus. Fuente: AFP
Alejandro Casar González
(0)
15 de mayo de 2020  • 21:40

La Bundesliga es el torneo nacional que más espectadores atrae a los estadios. Pero este sábado, cuando la pelota vuelva a rodar en medio de la pandemia de coronavirus, habrá una postal atípica: en las tribunas no se dejará ver ni uno de los casi 43.000 hinchas que las pueblan, en promedio, cada fin de semana. Las canchas serán moles de cemento en las que todos los presentes estarán numerados . En el campo de juego y sus alrededores apenas habrá 98 personas , cada una con su función: 22 futbolistas titulares, 5 árbitros, 18 suplentes, 20 integrantes de los cuerpos técnicos, 4 alcanzapelotas, 3 trabajadores sanitarios, 4 médicos, 4 efectivos de seguridad, 3 fotógrafos y 15 operarios del VAR. En total, y contando el personal en las tribunas y los accesos, en cada partido habrá 322 personas .

Todos ellos deberán respetar a rajatabla un protocolo consensuado entre las autoridades de la Liga Alemana de Fútbol (DFL; agrupa a la Bundesliga y la Bundesliga 2, que también se reinicia este sábado) y los responsables médicos del país. Incluye la obligación de pasar por exámenes de coronavirus el día anterior al encuentro para todos los protagonistas del juego. Y el mantenimiento de la distancia social de 1,5 metros en todo momento (incluso durante los calentamientos previos, los entretiempos y al final del partido) salvo durante la acción en sí. Los planteles llegarán a los estadios en micros desinfectados y deberán portar barbijos, que no podrán sacarse ni siquiera durante los 40 minutos habilitados para cambiarse.

La obligación de portar mascarilla incluye a los entrenadores. "Me enteré anoche de que tenía que usar una máscara facial", comentó Julian Nagelsmann, el director técnico de Leipzig y un prodigio de la liga (a los 32 años llevó a Hoffenheim a la Champions League). "Puedo sacármela para dar indicaciones, pero debo volver a ponérmela. Va a ser difícil de coordinar", agregó. Nagelsmann, cuyo equipo marcha tercero a un punto del escolta, Dortmund, y a cinco del líder, Bayern, conoce las nuevas reglas para realizar su trabajo. En cambio, Heiko Herrlich, su colega de Augsburg (14º), las ignora: no podrá estar sentado en el banco de suplentes frente a Wolfsburg porque recibió una fecha de suspensión. ¿El motivo? Violó la cuarentena al salir del hotel de la concentración para... comprar pasta de dientes y crema para la piel. Contratado el 10 de marzo pasado, iba a debutar oficialmente en el cargo este fin de semana, frente a los lobos . "Cometí un error", admitió. No podrá volver a compartir una concentración ni un campo de entrenamiento con sus futbolistas hasta tener un doble resultado negativo en los tests. Mirará este partido por televisión.

Los hinchas de Borussia Mönchengladbach (cuarto en las posiciones) preparan algo especial para la semana próxima, cuando el equipo vuelva a jugar como local luego de los dos meses de receso por la cuarentena. Al menos 16.500 simpatizantes pagaron 19 euros para que en los asientos que les corresponden haya una réplica de cartón de ellos en tamaño real. "Al llegar al estadio, en los primeros tres o cuatro segundos uno no se da cuenta de que no son gente real", contó el delantero Marcus Thuram al sitio del club. "Por desgracia, no vamos a tener los mismos gritos de aliento de la hinchada, pero está buenísimo que los simpatizantes estén en la tribuna de alguna manera", agregó el futbolista de Mönchengladbach. Lo recaudado por las gigantografías de cartón será destinado a obras de caridad y a instituciones sanitarias dedicadas a combatir el coronavirus. El Borussia blanco es un equipo de clase media que tiene varios futbolistas seguidos por gigantes europeos: uno de ellos es Alassane Plea, un delantero movedizo y rápido que podría seguir su carrera en Manchester United.

Pero no sólo a los hinchas dejará afuera el protocolo impuesto por las autoridades. Entre los que no podrán acudir a las canchas está Hennes IX, la cabra que es mascota de Köln, que se ubica décimo en la tabla. Las medidas sanitarias dejan fuera de los estadios tanto a los niños que salían con los jugadores antes de los partidos como a los animales y sus cuidadores. Será la primera vez que Hennes IX se perderá un partido del equipo en los últimos doce años: deberá quedarse en el zoológico de Colonia.

El protocolo sanitario vigente en la Bundesliga impide que la cabra Hennes IX, mascota del Colonia, pueda ver los partidos en la cancha.
El protocolo sanitario vigente en la Bundesliga impide que la cabra Hennes IX, mascota del Colonia, pueda ver los partidos en la cancha.

Los estadios vacíos impactarán en las finanzas de la Bundesliga, que ya estaba consolidada entre las tres primeras ligas europeas por su facturación, detrás de la liga Premier inglesa y la liga española. El último reporte de finanzas de la competencia informa que un 13% de los ingresos corresponde a venta de abonos y entradas. Según el semanario Kicker , la pérdida estimada por concluir la temporada sin hinchas será de unos 70 millones de euros. Pero no todo es negro, porque la avidez mundial por ver rodar la pelota y algunos goles hará que los niveles de audiencia televisiva rompan récords. Las transmisiones de este fin de semana llegarán a más de 200 países, lo que entusiasmó a una leyenda viviente, Karl-Heinz Rummenigge: "Creo que vamos a tener a más de mil millones de televidentes en todo el mundo", dijo el ex delantero de la selección alemana.

Jugadores de Bayern, el líder (55 puntos, contra 51 de Borussia Dortmund), se entrenan respetando el distanciamiento social con miras al partido del domingo contra Union Berlin.
Jugadores de Bayern, el líder (55 puntos, contra 51 de Borussia Dortmund), se entrenan respetando el distanciamiento social con miras al partido del domingo contra Union Berlin. Crédito: Bayern München

Los clubes de la Bundesliga reciben 1440 millones de euros anuales entre los derechos de televisación domésticos y los internacionales. Los primeros están en el tercer año de un contrato de cuatro por un valor total de 4640 millones de euros, mientras que los segundos entran en agosto en los últimos doce meses de un contrato de 840 millones. La DFL ya había puesto a consideración de los interesados los pliegos y las condiciones para vender los derechos domésticos más allá de 2021 y hasta 2025. La televisión, las transferencias y, sobre todo, el marketing y los acuerdos comerciales de los clubes explican la razón por la que la Bundesliga es la tercera competencia que más dinero obtiene en el Viejo Continente.

El coronavirus, por supuesto, también tuvo un impacto deportivo. Luego de que la FIFA propusiera a su consejo (IFAB; encargado del reglamento) la posibilidad de que las asociaciones permitieran hasta cinco cambios para minimizar el riesgo de lesiones durante los partidos, la DFL tomó la sugerencia y la aceptó, por lo que a partir de ahora los equipos alemanes podrán hacer cinco modificaciones durante los partidos. De todas maneras, la liga recomendó no hacer más de dos cambios por vez.

El regreso a la acción será dispar para los cinco argentinos que protagonizan el principal torneo alemán. Santiago Ascacíbar, ex mediocampista de Estudiantes de La Plata, necesita que Hertha Berlin afine la puntería en casa de Hoffenheim: se sitúa 13º y tiene la promoción apenas 6 puntos por debajo (el antepenúltimo de la Bundesliga -Düsseldorf, por ahora- juega una serie para no descender contra el tercero de la Bundesliga 2). David Abraham (con pasado en Independiente) liderará a la defensa de Eintracht Frankfurt frente a Mönchengladbach, mientras que Exequiel Palacios y Lucas Alario, que jugaron en River, viajan a Bremen para jugar contra Werder con la camiseta de Bayer Leverkusen . Los dos ocuparían el banco de suplentes (con barbijos, claro).

Los argentinos Exequiel Palacios y Lucas Alario, ex futbolistas de River, estarán el banco de suplentes de Bayer Leverkusen en la visita a Werder Bremen.
Los argentinos Exequiel Palacios y Lucas Alario, ex futbolistas de River, estarán el banco de suplentes de Bayer Leverkusen en la visita a Werder Bremen.

El mejor de los partidos de la reanudación de la Bundesliga será el de Borussia Dortmund, que tiene al ex boquense Leonardo Balerdi, frente a Schalke 04 , el "Clásico del Ruhr". Marco Reus, una de las figuras de Dortmund, que aspira a destronar a Bayern (visitará el domingo a Union Berlin), piensa que el fútbol no será igual que antes de la pandemia. "No creo que podamos hablar de normalidad. Y tampoco deberíamos", sostuvo en una entrevista con el diario español El País . Reus observará el partido por televisión. Como cientos de millones de personas en el mundo, que mirarán a la Bundesliga con la esperanza de que el fútbol al menos se parezca al menos en algo a lo que fue hasta hace pocos meses.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.