Las 10 tradiciones del Masters y por qué vale la pena vivirlo desde adentro

Crédito: masters.com
Arrancó la semana del primer Major del año, que vive apegado a una serie de rituales inmodificables; personajes, símbolos y costumbres surgidos desde hace décadas, en un torneo que comenzó en 1934
Gastón Saiz
(0)
4 de abril de 2016  • 10:24

Golpe inaugural: Bien temprano en la mañana del jueves, Jack Nicklaus y Gary Player tendrán el honor de pegar el golpe inaugural del Masters . Por primera vez desde 2007, se autodescartó del Big Three Arnold Palmer, que venía participando de la ceremonia en forma ininterrumpida. "Es una lástima, pero el tiempo pasa. Me encantaría haber podido hacerlo para siempre, aunque ya no tengo la capacidad física de pegar el tiro de la manera en que deseo ejecutarlo", dijo The King, de 86 años. La tradición empezó en 1963, con Jack Hutchinson y Fred McLeod.

Sillas estratégicas: Cuando las puertas del Augusta National se abren cada mañana a las 8, los espectadores parten raudos hacia los alrededores de los greens para obtener vistas privilegiadas con sus sillas plegables. Si bien está prohibido correr en el campo, el objetivo es apurarse con el fin de disfrutar bien cerca de las estrellas. Las butacas son verdes, se venden en las tiendas del club y detrás del respaldo tienen una etiqueta en donde se inscribe el nombre del propietario. No hay problema si momentáneamente el "patron", como se denomina al fan, abandona la silla: a su regreso la encontrará vacía y en el mismo sitio.

Crédito: masters.com

Cena de campeones: Estas tertulias empezaron en 1952, cuando Ben Hogan propuso y organizó la primera comida. Desde entonces, cada martes de la semana del torneo se le da la bienvenida al ganador del año anterior. El campeón defensor es quien les ofrece el menú a los comensales de saco verde y además paga la cuenta. En 2010, la comida elegida por Angel Cabrera consistió en mollejas, chorizo, ceviche, empanadas de carne y pollo, ojo de bife y panqueques de dulce de leche. "Quedaron alucinados con las empanadas", contó el Pato en aquella oportunidad.

"Nos vemos debajo del árbol": Un punto de reunión clásico en el Augusta National es el gigantesco roble que se ubica entre el Club House y el primer tee de salida. En la marea de gente que se acerca a esta exclusiva entidad en cada abril, el Oak Tree es la zona predilecta para ver y ser visto, además de cerrar un posible negocio o transacción comercial.

Crédito: masters.com

Pimento Cheese sandwich: Dicen que la fórmula de este sandwich es secreta, y que combina en sus dosis justas distintos quesos y pimientos con mayonesa y mostaza. Nadie que venga al Masters como espectador debería decirle no a esta exquisitez, que viene con su clásica envoltura transparente de color verde agua y además se mantiene en su valor histórico: apenas un dólar y medio.

La chaqueta verde: Sam Snead fue el primero en utilizarla, en 1949. Es tradición que el campeón saliente ayude al último ganador a colocarse esta prenda, que también lucen los socios del Augusta National durante el certamen. Los sacos de los monarcas permanecen colgados en un locker y ellos los pueden usar dentro del Augusta National cuando quieran, aunque la excusa perfecta es la Cena de Campeones. Esos son sus testimonio de gloria.

Crédito: masters.com

Butler Cabin: En el cierre de cada Masters,en el piso inferior de la casa blanca ubicada a metros del Club House, la cadena CBS anuncia la presentación del ganador del saco verde y del amateur que haya logrado el score más bajo. Es el lugar ideal para cuando cae la tarde del domingo, después de una sucesión de emociones a lo largo de cuatro días.

Foto con el logo del Masters: Un espectador puede pasar más de una hora haciendo fila a la espera de sacarse una foto con el logotipo del Masters en el frente del Club House, en el sector denominado Founders Circle. En ese lugar con flores y arbustos cuidados al extremo, también, hay dos placas conmemorativas de Bobby Jones y Clifford Roberts, socios fundadores.

Patito en el hoyo 16: Antes de jugar por los golpes, los jugadores se relajan en los días de práctica y aprovechan este par 3 para tirar desde el borde de la laguna y lograr que la pelota "haga patito" sobre el agua y se introduzca en el green. El público que se acomoda en esa tribuna a lo largo lanza ovaciones y se pone eufórica, sobre todo cuando observa hazañas como la de Vijay Singh en 2009, cuando logró un hoyo en uno con esta curiosa forma de ejecutar el golpe.

Tableros a la antigua: No es empecinamiento, es el toque de distinción del Augusta National para mantener los viejos leaderboards manuales, instalados en lugares estratégicos y perfectamente visibles gracias a su tamaño y altura. Hoy parece imposible que este club se decante algún día por las pantallas electrónicas estilo JumboTron, que se utilizan en muchos torneos del PGA Tour. En cambio, prefiere exhibir los cambiantes scores a la vieja usanza, como recordando viejos tiempos.

Crédito: masters.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.