Todo le queda bien a Tiger Woods, como el saco verde de Augusta

De regreso: Tiger Woods, quíntuple campeón del Masters
De regreso: Tiger Woods, quíntuple campeón del Masters Fuente: AFP
Gustavo González
(0)
16 de abril de 2019  • 00:01

"Fits", suspira Tiger, un segundo después de que Patrick Reed le pusiera el saco verde ilustre al lado de Fred Ridley, presidente de Augusta National, en la recoleta sala en la que gobierna el silencio, y por enésima vez sus dientes brillan en la sonrisa que parece estar pegada a su cara desde que embocó el último putt en el hoyo 18 de Augusta. Después, la imagen de espalda muestra que tal vez su nueva chaqueta es algún talle más grande que la de 1997, su primer triunfo en el Masters. La calva incipiente arriba de la nuca también es un rasgo nuevo del paso del tiempo. Pero todo queda bien, calza (fit), no solo el saco, que es como la corona de un rey. No es un déjà vu.

Todo le cabe a Tiger, el segundo ganador más veterano de este Major detrás de Jack Nicklaus, que tenía 46 años cuando fue campeón en 1986. Woods, de 43, es además el que registró el lapso más largo entre una victoria y otra en Augusta: 14 años pasaron desde su cuarta conquista de 2005. En Twitter, el Oso Dorado escribió, con la mente en lo que el deporte hace por uno y no al revés: "¡Un gran 'bien hecho' para Tiger. Estoy tan feliz por él como por el golf. Es simplemente fantástico!" Y agregó desde Bahamas, donde se encontraba el domingo: "Se terminó, pensé cuando Molinari tiró la pelota al agua en el 12 y Tiger la dejó en el green. No importaba lo que pasara luego. Alguno podía cometer errores, pero Tiger no". Además, comparó: "La diferencia con mi último título en el Masters, en 1986, es que yo había llegado a Augusta sin expectativas, en cambio él seguía pensando en ganar".

El Gran Jack cree que Woods es capaz de alcanzarlo en los rubros estadísticos en los que él lidera. A Tiger le falta un Masters para igualarlo y tres Majors para llegar a los 18 de Nicklaus. "Los próximos grandes se juegan en Bethpage (el PGA Championship, dentro de un mes) y Pebble Beach (el US Open, desde el 13 de junio), donde Tiger ganó los US Open de 2002 y 2000", recordó.

"El regreso más impactante"

Ganar lo máximo de nuevo es una hazaña. Hacerlo cuando parecía imposible de repetir con todos los males que le cayeron desde entonces, es lo que asombra al mundo, y lo que, para el diario británico Daily Telegraph, es "la más grande historia y el regreso más impactante del deporte". En estas horas se recuerda otro gran caso de superación en el golf por Ben Hogan, una gloria de los años 40 y 50 (el puente para salir de Golden Bell, el hoyo 12 de Augusta, se llama Hogan en su honor), que obtuvo el Masters de 1950 después de sufrir un accidente de auto que lo tuvo al borde de la muerte.

El británico Nick Faldo, tres veces campeón del Masters, protagonizó varias idas y vueltas con Tiger, entre la crítica y los elogios. Faldo, que le había puesto el primer saco verde a Woods en 1996, había opinado en 2012 que los altibajos de Woods (tras ganar el Arnold Palmer fue 40° en el Masters y no pasó el corte al siguiente torneo) se debían a "los miedos" que estaban en su cabeza, no en su swing, con lo cual no estuvo de acuerdo con el estadounidense. No fue la única crítica y ya entonces se esperaba un "renacimiento" de Tiger.

A comienzos de este año, Faldo, comentarista de la NBC, se había manifestado "impresionado" por la última temporada de Tiger, en la que volvió a obtener un título. "La forma en que jugó bajo presión fue asombrosa", dijo. El mismo enfoque con una opinión favorable ahora. Faldo fue quien había revelado que en la Cena de Campeones de 2017 Woods le había confesado que su carrera estaba "terminada".

"Es una locura", calificó Rickie Fowler, 9° a tres golpes el domingo. "No tenía dudas de que volvería a ser un jugador fuera de serie. Ganar el 15° Major después de tantos años lejos de la competencia y venir de una situación en la que no estaba seguro de volver a jugar, es muy grande".

El quinto saco verde para Woods. Jack Nicklaus, que tiene el récord de 18 Majors, cree que Tiger es capaz de alcanzarlo; también recibió elogios de Faldo, Fowler y Grillo
El quinto saco verde para Woods. Jack Nicklaus, que tiene el récord de 18 Majors, cree que Tiger es capaz de alcanzarlo; también recibió elogios de Faldo, Fowler y Grillo Fuente: AFP

"¿Soy el único que lloro?", reza un tuit de Julián Etulain. "Tiger Woods for president", escribió Emiliano Grillo, clasificado 68° en el primer Major del año. Claro que no exagera el golfista de Coronel Suárez, ni pretende ser originalmente exagerado el chaqueño (finalizó 62°ayer, con 296, 8 sobre el par). Solo después de la última temporada, en la que ganó The Tour Championship, en Atlanta (un talismán Georgia en los últimos meses), las encuestas de los lectores en los medios del mundo empezaron a darle en forma contundente a la posibilidad de volver a ganar un Major.

Se jugó por Tiger y ganó US$ 1 millón

Apuesta con recompensa: Algunos aficionados al golf (o quizá este caso sea el de un simple apostador) festejaron más que otros el triunfo de Tiger. Aquel que apostó por el californiano 85.000 dólares, en el SLS Casino de Las Vegas, obtuvo 1.275.000 por la jugada. El director de la casa William Hill, que pagará la jugada, dijo: "Es grandioso ver a Tiger de regreso".

Trump le entregará la Medalla Presidencial: El presidente de los Estados Unidos lo anunció en Twitter. Se trata de la Medalla Presidencial de la Libertad, que según el mandatario el golfista mereció por su "increíble éxito y recuperación en deportes (golf) y, más importante, [en la] vida". Se sabe que Trump es aficionado a este deporte, ha jugado con Woods y posee más de una docena de canchas, incluso en Escocia. No se informó la fecha de la ceremonia.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.