Golpeado por el terremoto, México recibe a la Fórmula 1 en busca de alegría