González Iglesias: la oportunidad que siempre soñó con la camiseta N° 10 de Los Pumas

El jugador surgido de Alumni reemplazará al lesionado Nicolás Sánchez y tendrá la responsabilidad de guiar al seleccionado en el cierre del certamen
Román Iglesias Brickles
(0)
8 de octubre de 2016  

Crédito: Villarpress

LONDRES.– La prestancia de una de las capitales más selectas del mundo impacta. Londres se erige siempre como una ciudad que logra con el visitante una mágica conexión y lo hace sentir, increíblemente, casi en casa. “Si uno ya pasa más de 15 días aquí, se convierte en londinense”, le aseguró a este cronista el prestigioso escritor John Carlin, en ocasión de la Rugby World Cup realizada hace menos de un año en Inglaterra.

Tal vez por eso, los Pumas tomaron la noticia de jugar como “locales” un partido del Rugby Championship con mayor naturalidad. Como se informó ayer, la UAR cedió la localía a una empresa (ISI) por US$ 1 millón, más gastos de hospedaje y traslados. También se añadió que el rival será Australia y que en Gran Bretaña el duelo se promocionó como una revancha de la semifinal de 2015, que quedó en manos de los Wallabies. Todo ello, potenciado por la posibilidad concreta de culminar este torneo con dos victorias por primera vez en la historia.

“Estamos muy ansiosos. la semana previa siempre es así”, confiesa Santiago González Iglesias, de 28 años, que vestirá la camiseta N° 10 por la lesión de Nicolás Sánchez. El jugador surgido de Alumni contará con una gran oportunidad al tener la responsabilidad de guiar a los Pumas en el cierre del certamen.

Rete es uno de los jugadores que más presencias tuvo bajo la órbita de Daniel Hourcade. Sin embargo, sus chances en el seleccionado escasearon por la tremenda competencia que existe entre los backs. “Soy consciente de que en el puesto en el que jugué toda mi vida y en el que me desarrollé, y en el que ahora me toca estar tengo dos jugadores como Juan Martín (Hernández) y Nicolás (Sánchez) que son titulares y de primer nivel”, le dice a La Nación, en uno de los salones del hotel Royal Garden de Kensigton, donde se aloja el plantel nacional.

Sin embargo, la permanencia no le garantizó conseguir regularidad en el conjunto titular. Por eso mismo, la baja de Sánchez (lesionado ante los All Blacks) le abre una chance que no podrá desperdiciar. “Cuando existe una oportunidad, hay que dar lo mejor y tratar de estar a la altura para poder ser una opción permanente”, indicó. Y, en ese sentido, agregó: “Me siento con confianza, que es algo que necesita un jugador. No estoy acostumbrado a jugar 80 minutos y cuesta, pero hay que estar a la altura porque el equipo lo requiere. Estoy con muchísimas ganas y en el puesto que me toque siempre daré lo mejor”.

El seleccionado argentino practicó durante toda la semana en el campo de deportes del Latymer Upper School, ubicado en pleno Londres y al borde de un inmenso edificio de la BBC. Gracias a un clima inusual para la época, el equipo pudo entrenarse en condiciones normales (promedio de 20 grados), pero no apuntó a la cuestión física, sino que el foco estuvo puesto en lo táctico.

“No hubo mucha exigencia física por ser la última semana, aunque ajustamos la mayor cantidad de detalles posibles. Lo cierto es que Australia tiene un abanico muy grande de posibilidades”, explicó el jugador. “Tenemos que encontrar un patrón de defensa que no logramos contra los All Blacks. Pretendemos ser más fuertes ahí y que no nos marquen diferencia en esta fase del juego”, agregó.

Ademas, aún permanece vigente el recuerdo de las semifinales de la última Copa del Mundo. Y, sin dudas, el partido frente a los australianos en este mismo certamen que desnudó errores de actitud y concentración en el primer tiempo del partido (caída por 36-20). “Hay que ser versátiles a la hora de defender y de plantear el partido porque debemos arrancar con todo. Tenemos que generar un partido en el cual podamos decidir y manejar las acciones”, enfatizó González Iglesias.

Por eso, conociendo al rival de turno y con plena conciencia de las circunstancias, aclaró: “Australia tiene muchas variantes y debemos ser flexibles para esperar un juego con mucha dinámica y ataques desde distintos flancos”.

Luego de una agobiante primera parte del año, que involucró el Súper Rugby y este certamen, “en lo personal y colectivo se viene un desafío enorme con el partido ante Australia y en Twickenham. La idea es cerrarlo de la mejor manera”, afirma Rete. Sin oportunidades para jugar en el ciclo de Phelan, con la llegada de Hourcade crecieron sus chances e ilusiones. “Hace siete años, desde que arrancamos con Pampas XV en 2010, que formo parte del proceso de Hourcade. Y desde hace poco estoy viviendo ese sueño que es ser jugador de los Pumas. No es poca cosa, pero uno siempre quiere más. Este plantel demostró que tiene una ambición muy grande y uno quiere estar dentro de ese tren. Hay que redoblar los esfuerzos sabiendo que en el plantel hay nombres rutilantes y que si no lo hacés, te quedás”, añadió.

Ser titular en el seleccionado nacional y jugar frente a un bicampeón mundial como Australia es un premio bien ganado para alguien que heredó la pasión del deporte en su hogar. “Mi viejo era un fanático del rugby y jugó hasta los 40 años en Alumni. Mis dos hermanos también jugaron al rugby y tuve el placer de compartir con ellos el equipo de primera. Fueron momentos que me marcaron y me ayudaron a seguir empujando con convicción mi carrera”, sostuvo.

Su padre, Eduardo, muy querido en el ambiente del rugby, falleció en 2013 durante el partido los Pumas vs. Nueva Zelanda, en La Plata. Ese hecho ocurrió un año antes de que tuviera su debut, en una ventana de junio de 2014 con los Pumas, ante Irlanda. “Me hubiese encantado que me viera entrar en la cancha con la camiseta celeste y blanca. No pudo ser. Por eso, cada vez que juego trato de homenajearlo de alguna manera”, manifestó con emoción.

En tanto, al volver sobre el magnífico duelo que le tocará afrontar hoy en el mítico Twickenham, González Iglesias reconoció: “Es algo impensado poder jugar en un escenario que es imponente. Es un marco que va a contar con mucho apoyo de los argentinos y también de los ingleses, que se sienten identificados con nuestro equipo. Son buenos motivos para tratar de cerrar el Rugby Championship de la mejor manera”. Lo dice quien, con un penal en el final, selló el único triunfo Puma en este torneo (26-24), en Salta, frente a Sudáfrica. Una jornada inolvidable.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.