Facundo Isa: “Hay un momento en que no tenemos que respetarlos más y jugar nuestro juego”

El tercera línea ya palpita el choque del sábado por el Championship con los All Blacks, el único equipo al que los Pumas nunca vencieron
Tomás Bence
(0)
7 de septiembre de 2016  

AUCKLAND, Nueva Zelanda.– “Creo que jugando al básquet no hubiese llegado a mucho... Hoy estaría estudiando, haciendo otra cosa. Hubiera tenido una vida más tranquila”, dice entre risas Facundo Isa. El santiagueño es de esos que logró triunfar haciendo lo que ama: jugar al rugby. Podría haber seguido el camino del básquetbol si no hubiese escuchado los consejos de sus padres o tíos cuando era base del equipo Independiente en Santiago del Estero. “No era tan bueno”, recuerda con sinceridad el tercera línea de los Pumas. Cuando tenía 14 años y se debatía sobre qué deporte seguir en el futuro, un grupo de jugadores le ayudó a elegir un camino: en Francia, los Pumas se llevaban el tercer puesto del Mundial 20007. Ahora se entrena a la par de varios de los jugadores que gestaron ese hito fundamental en el rugby argentino.

Facundo Isa se mueve al lado de Juan Martín Hernández, uno de los sobrevivientes de aquel Mundial 2007 junto a Juan Manuel Leguizamón, quien por algunas molestias musculares no se entrena con el resto del grupo. Los Pumas ya tienen su base de prácticas en Auckland. El centro de entrenamiento College Rifles Rugby & Sports Club, a unos 20 minutos del centro de la ciudad de Auckland, es la casa en la que el equipo argentino se prepara. Ubicado en una de las zonas residenciales más ricas de la ciudad, con grandes casas que miran hacia el campo de juego donde se entrena el equipo de Daniel Hourcade, allí los Pumas encaran la recta final antes de medirse una vez más con los poderosos All Blacks .

Allí corre. Tímido a la hora de hablar, pero con toda la furia y potencia cuando se tiene que mover dentro del campo de juego. Hoy, casi por cumplir 24 años, es de la larga camada que pasó por diversos seleccionados argentinos hasta llegar a vestir la camiseta de los Pumas y se perfila una vez más para estar desde el comienzo del partido el próximo sábado, en Hamilton.

Para Isa, el ascenso con la camiseta argentina fue meteórico. Debutó en Murrayfield, en la derrota con Escocia, a fines de 2014. Ingresó como suplente por Rodrigo Báez y tomó el lugar: fue figura ante Italia y Francia. “Recuerdo haber estado ese día con muchos nervios... el primer himno con compañeros de mucha experiencia en los Pumas. Era todo nuevo. No estaba muy seguro de mi mismo, pero sabía que si estaba ahí era por algo”, le dice Isa a la nacion. Y no falló en su pensamiento, ya que después de esa gira, en 2015 tuvo su primera vez ante los All Blacks y los Wallabies y además participó en seis de los partidos de los Pumas en el Mundial. Sólo se ausentó en el debut con los All Blacks. Sus buenos rendimientos fueron habituales y por eso también fue una pieza clave en los Jaguares, donde jugó en 13 de los 15 encuentros que disputó la franquicia argentina. Hoy tiene su puesto asegurado en el equipo de Hourcade.

Pero en Auckland, Isa afronta un nuevo desafío. El santiagueño, de casi 1,90 metros de altura, se toma su tiempo para cada respuesta, busca qué palabras decir. Hasta se desconcentra y le pide silencio a su compañero Guido Petti, quien desde el otro lado del salón se sienta en un piano para mostrar sus dotes de músico. Tras ser una de las figuras en los primeros dos choques de los Pumas en el Rugby Championship ante Sudáfrica, es el tiempo de pensar en el mejor equipo del mundo. “Yo les diría que no se confíen. Son los mejores y vienen con un récord impresionante, pero también deben cuidarse”, dice en función del partido que el sábado, a las 4.35 de la Argentina, jugarán con los All Blacks.

-¿Qué conclusiones sacás de lo que fue la serie con Sudáfrica?

-Siento que el equipo está bien. Que pudimos tener buenos partidos. El primero no se nos dio por cierta inmadurez nuestra y el no saber cerrar un partido que habíamos jugado muy bien. El de Salta lo manejamos mejor y pudimos conseguir ganar, que era nuestro gran objetivo. Se dieron ciertas cosas en el campo de juego que nos dejan contentos.

-¿Qué es lo que más destacan de esos dos primeros partidos?

-Yo veo hoy que el equipo está muy maduro. Que crecimos en muchos aspectos del juego y eso en el grupo nos hace ser más fuertes. Creo también que todos estamos bien de cabeza y eso es importante. Dentro de la cancha ya pudimos plasmar mucho de lo que nos propusimos y estamos contentos con eso y entusiasmados con el nuevo desafío que se nos viene.

-Dijiste que pudieron hacer mucho de lo que se propusieron, pero no todo. ¿Cuánto sentís que les falta para llegar a ese estado de juego ideal que pretenden jugadores y cuerpo técnico?

-Creo que ese estado ideal se va a ir consiguiendo con el correr de este tipo de partidos. Hoy logramos mover mucho más la pelota para conseguir espacios y atacar en defensa, algo que antes no nos sucedía tanto. Los dos primeros partidos contra Sudáfrica hicimos lo que nos propusimos, más allá de no haber podido cerrar el primero. Por suerte se nos está empezando a dar esto de mostrar en la cancha lo que venimos trabajando.

- Nombraste cierta “inmadurez” para cerrar el primer partido del torneo. ¿Cómo juega hoy la cabeza de los jugadores cuando se gana o se pierde?

-Es muy importante analizar cada situación. Es un ir partido a partido, así lo plasmamos siempre. Cuando uno viene perdiendo, la verdad que te tira para abajo. Pero siempre buscamos consuelo en tratar de salir, de levantarnos. Siempre con ganas de ir para arriba para llevarse una victoria y poder cambiar las cosas. Ahora que venimos de ganar tenemos que seguir como siempre, como venimos haciendo nuestra tarea.

En el horizonte de los Pumas asoman una vez más los All Blacks. Este equipo que parece invencible, que dentro de la cancha no encuentra un rival que le haga frente. Para Isa será la segunda vez frente a ellos, ambos partidos en Nueva Zelanda. “Creo que este equipo evolucionó muchísimo del primer Rugby Championship hasta acá”, evalúa Isa, quien además, asegura haber conseguido una mayor experiencia y rendimiento en este tiempo que pasó. “Individualmente siento que maduré muchísimo. Ahora nos toca enfrentar a los All Blacks y tenemos que tratar de no respetarlos. Jugamos todos los años. Hay un momento en que no tenemos que respetarlos más y jugar nuestro juego”, se ilusiona Isa. Quizás el sábado, su augurio se pueda dar.

tb/gs

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.