La canadiense que se enamoró de un porteño y le dio una medalla a Argentina